facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Belleza

Aceite de Argán: La solución a los problemas de la piel

Aceite de Argán: La solución a los problemas de la piel

Es uno de esos ingredientes que ves en todos los productos. Si lo has escuchado y leído mil veces, pero todavía no tienes idea de por qué es tan increíble, aquí te contamos el porqué. 

 

Si bien podemos encontrarlo en diferentes versiones, ya sea aceite de argán puro, o productos a base de aceite de argán, lo más recomendable es utilizar su versión pura y adaptarla a nuestras necesidades.

 

No todos los aceites están hechos de la misma forma

 

Cada aceite facial tiene una formulación, peso y velocidad de absorción diferentes, lo que hace que algunos se adapten mejor a ciertos tipos de piel que otros. El aceite de ricino y el aceite de semilla de uva, por ejemplo, reducen el exceso de aceite en la piel propensa al acné, mientras que el aceite de coco y el aguacate actúan como humectantes para la piel seca. El aceite de argán, sin embargo, se encuentra en el medio, no es demasiado pesado ni demasiado liviano, por lo que es perfecto para usar en todo tipo de pieles. Está repleto de ácidos grasos omega, vitamina E y ácidos linoleicos, que humectan la piel, suavizan los parches secos e incluso reducen el acné.

 

Ayuda a reducir el acné

 

A veces, sufrimos de brotes de acné no porque tengamos una piel naturalmente grasa, sino porque nuestra barrera cutánea está seca, dañada e inflamada debido a un régimen agresico de productos para el acné. Esa barrera produce aún más aceite, lo que puede obstruir los poros y desencadenar brotes. El aceite de argán puede ayudar a romper el ciclo. La vitamina E en este aceite no solo actúa como un importante antiinflamatorio para la piel reactiva y roja, sino que también ayuda a controlar la producción de aceite de tu piel al equilibrar los niveles de sebo, por lo que tendrás menos brotes y menos irritación que antes. Además, todos los antioxidantes que se encuentran naturalmente en el son conocidos por ayudar a calmar el eccema y atenuar las cicatrices. 

No tapa los poros

 

A comparación de la mayoría de los aceites, el aceite de argán tiene una calificación de CERO en la escala de comedogenicidad, por lo que no deberías preocuparte de sufrir brotes o poros tapados.

Es muy fácil de usar

 

Técnicamente, los aceites actúan como una barrera para evitar que la humedad se evapore de la piel. Por lo tanto, es mejor aplicarlos en la piel ligeramente húmeda, para atrapar toda el agua en los poros, o masajear sobre la crema hidratante (para fijar todos los ingredientes hidratantes). 

Este aceite milagroso se absorbe bastante rápido, por lo que te quedará un brillo sutil en el rostro, en lugar de una mancha de aceite. Pero si te preocupa lucir brillante durante el día, prueba aplicar aceites después de lavarte la cara por la noche.

En resumen, el aceite de argán es hidratante, nutritivo, suavizante, antiinflamatorio, cicatrizante y ligero… ¿Qué estamos esperando para probarlo?

Créditos Fuente: Marie Claire

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después