facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Belleza

Belleza: Détox sin tapujos

Belleza: Détox sin tapujos

El tratamiento del que nadie habla se ha convertido en moda en Hollywood. Esto es el lavado de colon. 

LLÁMALO UNA TENDENCIA. Mientras que la depilación con cera va en franca retirada, otros tratamientos resurgen en gloria y majestad. Uno de ellos es el lavado de colon o hidroterapia de colon, algo muy popular entre quienes tienen entre 20 y 30 años. Sus defensores aseguran que los mantiene con una buena salud integral y, por supuesto, con el abdomen plano. El tratamiento en cuestión consiste en irrigar grandes cantidades de agua a través de un enema, un medicamento líquido que se introduce en el cuerpo a través del ano y que sirve para limpiar y descargar el vientre. Sí, sabemos lo que estás pensando… Pero actualmente este tratamiento se ha vuelto tan popular, que incluso modelos reconocidas postean sus experiencias en sus cuentas de Twitter (y con mucha naturalidad). De hecho, se ha vuelto un tópico relevante dentro de las conversaciones sobre salud. La actriz Gwyneth Paltrow es  una de las principales simpatizantes de este medio de desintoxicación, y ha jugado un rol fundamental en su resurgimiento. En su sitio online Goop.com, puedes encontrar lugares donde realizar este procedimiento y una nutrida sección de “preguntas frecuentes” para despejar dudas llamada “Todo lo que debes saber sobre el lavado de colon”, con el Dr. Alejandro Junger. La idea central de este procedimiento es remover las toxinas que se acumulan en el intestino y que pueden producir desde constipación hasta problemas en la piel.

The Last Resort, un spa en Sydney, Australia, está ofreciendo este tratamiento desde 2005, y ha visto cómo la demanda ha ido incrementando con el tiempo. Entre sus huéspedes, figuran celebridades, modelos y personajes VIP de la escena internacional. Su fundadora y naturópata, Saimaa Miller, cuenta que ha visto mayor diversidad en sus clientes que hace una década. “Cuando abrí la clínica las personas que venían lo hacían buscando un tratamiento alternativo a sus problemas estomacales y el 90% eran mujeres. Hoy tengo a CEO’s, hombres y mujeres que están fascinados con los beneficios de este procedimiento”, y agrega, “cuando estamos constipados o hinchados, nos sentimos flojos y con la cabeza más lenta. Para muchos de mis pacientes, solucionar esto es algo que no tiene precio porque el cuerpo y la cabeza vuelven a funcionar perfectamente”. Para tener mejores resultados, Miller recomienda su programa más popular, Aussie Body Basics, una dieta détox de 14 días que ayuda a remover todo lo que hay en tu intestino con mayor facilidad. “La primera vez que me hice un lavado de colon no podía creer toda la euforia que sentí repentinamente”, recuerda Vanessa Packer, co-fundadora del gimnasio ModelFit, donde modelos como Miranda Kerr y Karlie Kloss van a trabajar sus cuerpos. “Los beneficios duran varios días”, asegura Packer, quien se realiza un lavado al mes y recomienda este procedimiento.

2
Semillas como la linaza son recomendadas para ayudar a limpiar el colón de manera natural y sin intervenciones

Sin embargo, se ha generado un debate sobre si estos tratamientos son realmente necesarios y seguros de realizar. La gran mayoría de los doctores son firmes con su postura: las limpiezas de colon no son sensatas ni útiles, sobre todo si tienes un historial de enfermedades gastrointestinales, coronarias, si te has practicado una cirugía de colon o tienes hemorroides. Los riesgos pueden ser tan altos como sufrir una perforación en los intestinos. “Los pacientes pueden ver esto como una forma de revitalizar su bienestar, pero en realidad podrían estar haciéndose daño a sí mismos”, explica la doctora Ranit Mishori, profesora de la escuela de medicina de la Universidad de Georgetown. En 2011, realizó una investigación al respecto y no encontró evidencia científica que avalara los beneficios sobre los lavados. Muy por el contrario, descubrió que podrían causar calambres, infecciones internas o incluso falla renal.

Los riesgos de efectos secundarios disminuyen cuando el procedimiento es realizado por personal calificado. Si lo vas a intentar, busca un terapeuta que esté certificado por la International Association for Colon Hydrotherapy, y asegúrate de que se usen dispositivos plásticos o metálicos que hayan sido esterilizados entre cada uso. Además, el agua debe estar filtrada y con una temperatura similar a la del cuerpo. Si la idea de darle un golpe de limpieza a tu organismo te atrae –pero no el hecho de que introduzcan un tubo por tu parte trasera–, Miller recomienda visitar a un naturópata para una prescripción adecuada para ti. También cambiar tu estilo de vida puede ayudar: come más fibra (el programa nacional de educación sobre el colesterol de Estados Unidos (NCEPIII) afirma que deberíamos comer de 10 – 25 gramos de fibra soluble al día para un adulto promedio), toma suficiente agua (la mayoría de las mujeres necesitan unos 9 vasos al día), y haz ejercicio de forma regular. Todos estos consejos son maneras fiables, más seguras y menos invasivas para mantener las cosas en su curso natural y en forma saludable. 

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después