facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Belleza

Desintoxícate

Desintoxícate

Empieza el año con tu mente y cuerpo en plenitud.

Cualquier médico serio dice que esa moda de desintoxicarse es un disparate, para eso tenemos al hígado y al sistema digestivo en general. Nuestro cuerpo es una máquina perfecta que se limpia sola y de manera cotidiana. Pero lo que sí es cierto es que los hábitos diarios pueden afectar ese mecanismo o ayudar- le a funcionar mejor.

¿Cómo optar por la segunda opción? En lugar de vivir a puros jugos (cosa nada sana), mejor prueba llevar a cabo estos sencillos y realistas pasos de modo estricto por al menos 10 días. Te sentirás tan bien que muchos de ellos llegarán para quedarse.

 

 

1. Olvídate del azúcar. Con esto nos estamos refiriendo a endulzantes, azúcar refinada y alcohol; sin embargo, aprovecha lo naturalmente dulce, como la miel de abeja y frutas.

2. Evita cualquier alimento envasado o empacado, y aliméntate solo con comida fresca, completa y real.

3. Incrementa la proteína, ya que ayuda a balancear el azúcar y la insulina, y en consecuencia evita atracones de comida chatarra. Inclínate por las magras y de buena calidad, ya sea pollo orgánico o pescado salvaje. Sin duda alguna, una buena idea es empezar el día con dos huevos al gusto, en lugar de pan.

4. Prefiere los carbohidratos con el propósito de obtener energía, pero que sean de pura verdura. Disfruta lo que nos da la naturaleza, y procura consumir vegetales de todos los colores, ya que cada uno representa un nutriente distinto.

5. Incluye grasa buena. Lejos de engordarte como antes se creía, ayudará a man- tener el azúcar en la sangre a raya y a hacerte sentir menos hambrienta. Trata de incluir en cada comida, almendras o nueces crudas, aceite de oliva o linaza crudos o palta.

6. Relájate. No existe hábito nutricional que funcione si nuestra mente está in- quieta, porque al estresarnos mucho producimos hormonas que en exceso o de modo constante afectan nuestro sistema. Encuentra tu manera: meditación, yoga, masajes o hasta el baile llevan al mismo fin. Y algo bastante importante: duerme entre siete y nueve horas, ni más ni menos.

7. Toma mucho líquido. De preferencia agua natural, o con un poco de limón, miel y bicarbonato. No hay una cantidad fija al día, pero escucha a tu cuerpo y haz caso a tu sed.

9. Cepíllate la piel en seco. Ya sea con un cepillo de cerdas naturales o con un guante ayurveda, barre las toxinas de tu piel masajeándote antes del baño con presión mediana y firme. Después, báñate con sales Epsom. Esta sustancia, que viene de manantiales de Epsom (un lugar en Gran Bretaña), dispone de propiedades que relajan tus músculos, y hacerlo libera las toxinas propias de la tensión muscular. Únicamente tienes que echar una o dos tazas en la tina y sumergirte.

10. Ejercítate. Seguramente ya lo sabes, pero sudar y llenarte de endorfinas con la actividad te liberan de muchas cosas dañinas para el organismo y la salud emocional. No tienes que hacer un Ironman, basta con que camines rápido media hora cada día.

Fuentes: National Health Services UK, 10 Day Detox, de Mark Hyman, Berkeley Wellness (University of California), British Columbia Medical Association.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después