facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Belleza

Mesoterapia: Cambia de piel

Mesoterapia: Cambia de piel

Con el creciente interés que existe por los tratamientos estéticos no quirúrgicos, el progreso natural nos ha llevado a la mesoterapia, una técnica desarrollada para incluir modalidades mínimamente invasivas que dan la impresión de un estiramiento facial natural.

 

La condición de nuestra piel varía dependiendo de diversas razones que van incluso más allá de la edad: la exposición que hemos tenido al sol, los niveles de estrés, contaminación ambiental, el cuidado con productos apropiados y otro largo etcétera. Producto de esto, comenzamos a ver pequeñas arrugas que muchas veces queremos hacer desaparecer. Los tratamientos no invasivos de belleza se presentan como una gran solución, considerando que pasar por algo más complejo, como el bisturí, suele ser una opción mucho menos atractiva.

La mesoterapia es una técnica que en el último tiempo ha cobrado mucho protagonismo gracias a su compleja eficacia. “Es una técnica inyectable mediante la cual vamos a introducir en el organismo distintos principios activos. Esta se puede reali- zar tanto en rostro, cuerpo y en ocasiones también en el cuero cabelludo”, explica la médico estético facial y ginecológico de Clínica La Parva, Catherine Vásquez.

“Lo que se inyecta depende del objetivo deseado. Puede ser revitalizante en donde se aplican vitaminas con ácido hialurónico líquido, muy suave que se utiliza como vehículo para poder entregar este shock vitamínico que le estamos entregando a la dermis”, agrega.

Los beneficios de la mesoterapia son amplios, todos gracias al poderoso aporte de antioxidantes directamente a la piel, como también de agentes hidratantes y de principios activos que favorecen el funcionamiento y sirven de protección a factores ambientales. Le da brillo a la piel, ayuda a suavizar líneas finas, mejora la textura y la deja mejor preparada para los climas extremos.

“Es muy útil para poder prevenir los procesos de envejecimiento. Es darle un abono a la piel para que pueda tener una mayor regeneración. Además, se puede hacer en cualquier época del año”, sostiene Vásquez.

La especialista nos revela cómo funciona la terapia en sí: “Se pone una crema anestésica en toda la zona que se va a tratar, generalmente la cara y el cuello. Esperamos que la crema haga efecto después de 45 minutos o una hora. Luego, son varios pinchacitos con los nutrientes en una aguja muy pequeña. Posteriormente se hace una limpieza en la zona y se aplica una crema descongestiva”.

Como se trata de un procedimiento inyectable, la principal contraindicación tiene que ver con antecedentes personales que se puedan tener de sangrado, de estar con un tratamiento anticoagulante, ser usuario de aspirinas de manera prolongada o estar tratando algún herpes activo en la cara. Más allá de esto, es una técnica bastante simple y poco invasiva, que requiere mínimos cuidados post tratamiento.

“La protección solar es fundamental”, dice la experta. “La recomendación es no hacer actividad física intensa posterior al tratamiento para evitar los hematomas. No maquillar la zona por lo menos durante ese día, ya que al quedar muchas puertas de entrada descubiertas (por los pinchazos) es un riesgo de infección”, cuenta Vásquez.

El tratamiento completo consta de cinco sesiones que generalmente se llevan a cabo cada dos semanas. Sin duda, el capítulo de los procedimientos no invasivos recién comienza y su prometedora evolución solo empieza a posicionarlos como una gran alternativa al cuidado de la belleza.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después