facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Belleza

Modelos a seguir

Modelos a seguir

Cuatro mujeres íconos que cambiaron el mundo de la belleza. Sus historias de vida son verdaderos ejemplos de valentía, pasión y perseverencia.

Elizabeth Arden

Con un gran interés en el cuidado de la piel y con espíritu empresarial, Elizabeth Arden abrió su primer salón de belleza en la ciudad de Nueva York, en 1910. Guiada por un mantra específico –“Ser hermosa es el derecho de cada mujer”–, Arden promovía entre sus clientas el cuidado no solo de la apariencia física sino la aspiración a una belleza integral que se traduce en una alimentación balanceada, el cuidado de la piel con ingredientes de máxima calidad y rutinas de ejercicio. Elizabeth fue pionera en la creación del concepto de cambio de imagen y fue la primera en la industria en desarrollar un set de productos con este propósito. Además, rompió esquemas al entrenar a su personal femenino para promover correctamente la venta de sus productos. Eight Hour Cream, una crema que revolucionó el cuidado de la piel, y Blue Grass, su fragancia icónica, son los emblemas que resguardan el espíritu de la marca hasta hoy.

Laura Mercier

Originaria de Provence, Laura Mercier creció inspirada por la naturaleza y belleza del sur de Francia. Comenzó su carrera a los 17 años, al ingresar al prestigioso instituto de belleza Carita Beauty en París. Su talento la empujó a trabajar con editoriales de renombre y con personalidades como Madonna y Celine Dion. En la búsqueda de diferentes productos y con el objetivo de ofrecer las mejores fórmulas a sus clientes, Mercier comenzó a realizar sus propias mezclas -respaldadas siempre por laboratorios-, y a ofrecer una diversa gama de tonos que se adaptan a la perfección a cualquier color de piel. Como resultado, Mercier cambió el giro de la industria cosmética. ¿Su producto estrella? El hidratante con color Tinted Moisturizer SPF 20 que, además de contar con múltiples beneficios, se caracteriza por brindar un acabado radiante y natural, un producto que ha logrado poner el nombre de la firma en alto, además de hacerse acreedor a distintos premios de belleza a nivel mundial.

Helena Rubinstein

Si tuviéramos que poner rostro a los conceptos de feminidad y poder, el de Helena Rubinstein llega nuestra mente instantáneamente. Originaria de Australia, Rubinstein emigró a Londres y después a París, conquistando cada ciudad con sus creaciones. En su maleta llevaba 12 potes de una crema facial que formulaban los amigos químicos de su madre. Al observar los extraordinarios beneficios que resultaban en su piel, Helena decidió vender los hidratantes, y fue así como empezó la leyenda. Al popularizarse, la talentosa mujer abrió su primer salón en la ciudad de Melbourne y desde entonces sus productos se comercializan por todo el mundo. La empresaria australiana fue la primera en dividir el cuidado de la piel en tres categorías: hidratación, protección y tratamiento antiacné. Sus salones sirvieron de inspiración para la creación de los tratamientos faciales más exclusivos en Europa. Sin duda, el término de cuidado de la piel de lujo es herencia de esta legendaria marca.

Estée Lauder

Detrás de un gran imperio, hay una gran mujer. Esta es una frase que describe a la perfección la historia de Josephine Esther Mentzer, mejor conocida como Estée, una joven que no creía en la importancia de la edad, sino en el resplandor y brillo que emana de cada rostro. Su interés por la belleza fue alimentado por las enseñanzas de su tío John, químico farmacéutico que le enseñó el poder de los aceites y le compartió los ingredientes exactos para crear una crema nutritiva con textura aterciopelada. Años más tarde esta fórmula fue comercializada por Lauder y se convirtió en el popular hidratante Re-Nutriv. Así fue como Lauder se abrió paso en la industria cosmética, posicionándose como una marca internacional y líder en el mercado.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después