facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Belleza

Placer Milenario: Maqui

Placer Milenario: Maqui

Nativo y sagrado para la cultura mapuche es este súper alimento que, además de comerse durante el verano, también se puede disfrutar de manera cremosa y aromática en los aceites, jabones naturales y aguas perfumadas de la firma de cosmética orgánica Majen. Sus beneficios físicos y antioxidantes para la piel también vienen acompañados de un efecto emocional, el cual se relaciona con su aroma fresco y frutal de esencia única. 

Por la nariz. Así fue como descubrí la tienda Majen ubicada en el subsuelo del Drugstore de Providencia, donde el aroma a bosque y esencias naturales emanan delicadamente hasta el pasillo. En su interior: madera oscura, música relajante y un sin número de productos de cosmética creados a partir de lavanda, almendras, lemon grass, miel de ulmo, romero y maqui. Todos bajo la certificación orgánica Soil Association que exige que el 95% de la composición de los productos sea de elementos naturales y que en el caso de Majen, el elemento estrella es el agua de lluvia de la Patagonia.

Dentro de toda esta gama de plantas, mieles y frutos, el maqui parecía la mejor opción a probar, pues trae consigo milenarias prácticas del pueblo mapuche —que usa las bayas y hojas del maqui como remedio natural, alimento y colorante— convirtiéndolo en mi mejor aliado para probar una nueva experiencia de belleza.

majen2

Para empezar hay que imaginarse un ritual deliciosamente relajante y aromático, donde recomiendo partir por el Jabón Natural Maqui, hecho con aceite de oliva orgánico y para todo tipo de piel. Es antibacterial, 100% vegetal y libre de parabenos. Si vas a usarlo en todo el cuerpo, lo mejor es complementarlo con el Exfoliante Maqui, una total delicia para la piel ya que es rosado, cremoso y ayuda a estimular la circulación sanguínea, además de eliminar células muertas; un aliado que -en mí caso- ha servido muchísimo para la piel reseca de los tobillos. ¿La mejor parte? Su aroma: un olor fresco y frutal capaz de transportarte a cualquier paisaje del sur de Chile.

Esa misma fragancia también se pude obtener con el Jabón Líquido Maqui y el Aceite Hidratante Maqui, que utilicé cuando andaba un poco más apurada, sin poder darme largos baños de tina. La textura fina y de fácil deslizamiento sobre la piel, los hacen sumamente prácticos en momentos de deshidratación intensa (en el caso del aceite) y un antídoto emocional anti estrés gracias a la esencia aromática del maqui. Advertencia: el jabón líquido puede convertirse en obsesión.

Finalmente, ¿una manera de compartir este ritual de aromaterapia con toda la casa? Pues perfumando ropa de cama, tapices, espacios pequeños y ropa delicada con el Agua Aromática MaquiLa esencia es suave, natural y sumamente agradable.

¿Se imaginan como debe ser probar el resto de las colecciones?

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después