facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Celebrities, galería

10 anillos de compromiso más extravagantes de la historia

10 anillos de compromiso más extravagantes de la historia
Ver galería | 10 Fotografías
10 anillos de compromiso más extravagantes de la historia

Diamantes de incalculable valor, por sus quilates o antigüedad, pretenden cuantificar el amor y el compromiso de una pareja y – de paso- marcar pertenencia.

Millones de años son necesarios para que un trozo de carbón se transforme en un hermoso diamante, la piedra más resistente de la naturaleza. Precisamente, por la inmortalidad que caracteriza al diamante es que se transformó en la gema perfecta para simbolizar el compromiso eterno, la promesa de “hasta que la muerte los separe”.

La tradición dicta que la pureza y brillo de los diamantes del anillo de compromiso hablan de la intensidad del amor que un hombre siente por su futura mujer, y algunos novios parecen haberse tomado ese concepto muy en serio: mientras más grande el diamante, mejor.

Y si la cantidad de amor se mide por el tamaño del diamante regalado, entonces ciertamente fue Richard Burton el hombre más enamorado. Sin duda, el anillo de compromiso más emblemático de todos los tiempos es el que el actor le regaló a Elizabeth Taylor en 1969. El diamante Krupp de 33,19 quilates -más tarde conocido como el diamante Elizabeth Taylor- está actualmente avaluado en 8.8 millones de dólares (5.430 millones de pesos). No obstante su valor, la actriz lo vendió diez años después (1979), luego de su segundo divorcio de Burton. Tras la muerte de la ganadora del Oscar el anillo fue subastado por Christie’s en 2011, donde fue adquirido por un coleccionista asiático anónimo. El diamante, que está montado en un anillo de platino, es considerado excepcional por su pureza y único en el mundo.

Revisa en la galería los 10 novios que no escatimaron en gastos a la hora del anillo de diamantes. Otras celebrities que han lucido joyas excepcionalmente costosas -sobre el millón de dólares- son: el anillo de 16,2 quilates recibido por Kim Kardashian regalado por su ex marido Kris Humphries; Tom Cruise que se comprometió con Katie Holmes con un anillo de 5 quilates; mientras que Ben Affleck le pidió matrimonio a JLo con una joya de 4,5 quilates. Jennifer Aniston y Catherine Zeta-Jones recibieron de sus actuales esposos, Justin Theroux y Michael Douglas, respectivamente, anillos de 10 quilates y un millón de dólares cada una.

Una larga tradición

La tradición de regalar un anillo a la novia para sellar el compromiso, se remonta a la época prehistórica en que los hombres ataban cuerdas de pasto trenzado alrededor de las muñecas, tobillos y cintura de su pareja para dominar su espíritu, e incluso las mujeres romanas llevaban anillos con pequeñas llaves, simbolizando la pertenencia a sus esposos. En el siglo XV se registra el primer uso de un anillo de diamantes como señal de compromiso, cuando el archiduque Maximiliano de Austria le pide matrimonio a María de Borgoña con un anillo que lucía una “M” con cortes delgados y planos de la piedra preciosa.

En 1867 se descubren las minas de diamantes en Cabo Colonia, actualmente Sudáfrica, aumentando el stock de un bien que hasta ese entonces era increíblemente escaso y, por ende, estaba sólo al alcance de unos pocos privilegiados. En 1880 Cecil Rhodes fundó la compañía minera DeBeers y en apenas 10 años logró controlar el 90% de la producción mundial.

A finales del siglo XIX la casa de joyas Tiffany’s & Co introduce el “engaste Tiffany”, que eleva el diamante sobre la argolla, para maximizar su brillo. Para mediados de siglo, el “anillo de compromiso” era el tipo de joya más vendida, siendo el monto gastado por los aspirantes a esposo el sueldo de -al menos- dos meses.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después