facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Celebrities

Belén Chavanne: Esencia francesa

Belén Chavanne: Esencia francesa

La actriz y amiga de Chanel estuvo de paso en nuestro país para celebrar Le Rouge, la botella mítica del N°5 vestida de rojo. Belén Chavanne nos concedió una entrevista exclusiva en el marco de este evento para conocer todos los detalles.

 

Belén Chavanne es la esencia de Chanel personificada. La actriz argentina es encantado- ra al estilo de Audrey Hepburn, de figura delgada y belleza que recuerda la sofisticación francesa.

Cuando llegamos al hotel Bidasoa en Vitacura para entrevistarla, Belén se encuentra sentada sobre la cama, envuelta en una esponjosa bata blanca, mientras la maquillan para esta sesión de fotos. Luce cómoda y tranquila, y remarca lo mucho que le ha gustado el lugar donde se ha hospedado y los días soleados que le tocaron. Vino como parte de la fiesta de celebración de Le Rouge Chanel, la botella mítica del N°5 de la casa que hoy se viste de rojo.

 

Pero la relación de Belén con la Maison comenzó hace ya va- rios años, específicamente cuando Belén dio a conocer su película El ciudadano ilustre en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

“Recuerdo ese periodo como un gran salto, porque conocí una par- te nueva del cine y Chanel me acompañó por todo ese proceso”, dice la actriz.

En esa ocasión, Belén caminó la alfombra roja con dos hermosos modelos. Para el photocall del filme optó por un enterito de tweed multicolor, precisamente el look 35 perteneciente a la co- lección Crucero 2016/17. Luego, para la premiere de El ciudadano ilustre vistió un juego de top y pantalón de satén negro con dorado de la colección Otoño-Invierno Ready-to-wear 2016/17.

Después de eso, su relación con la maison no hizo más que fortalecerse. Fue parte de la presentación de novedades Fragancias & Belleza en Panamá Marzo 2016, del desfile de Alta Costura Otoño-Invierno, Primavera-Verano Ready-to-Wear, de la fiesta de lanzamiento de Gabrielle en Buenos Aires, entre otros.

“Me gusta el vínculo que tengo con la casa, porque siento que me acompañan en proyectos creativos importantes desde un lugar muy orgánico. Cuando estoy en París, por ejemplo, y quiero hacer algo tengo a alguien que me apoya, me ayuda a hacer unas fotos o un video… es una cosa muy retroactiva que es buenísimo”, explica.

A pesar del gran estilo y desplante con el que Belén se luce en las alfombras rojas de alrededor del mundo, es cuidadosa en encasillarse con solo un estilo de vestir en particular.

“Creo que cuando uno sigue un estilo tienes que seguir ciertas reglas; si quieres usar algo de otro estilo no puedes, porque no es el tuyo. A veces mi look es más masculino, otras muy femenino o elegante, a veces parezco rescatada de un centro de cachorros abandonados”, admite con una sonrisa.

 

Las reglas de su rutina de belleza también son sencillas y no siguen un patrón muy estandarizado. “Hay ciertas cosas que estoy empezando a hacer por mi salud, como por ejemplo en las mañanas en ayunas me tomo un vaso de jugo de apio con limón. También empecé a hacer deporte e intento tener hábitos que sumen beneficios para después contrarrestar con la vida no tan sana de salir con las amigas”, sostiene. Una alimentación saludable es clave, pero no está a favor de las dietas, las restricciones o obligaciones.

“Me preocupo de dormir bien y presto mucha atención a los ingredientes de las cremas y productos que uso. Mi favorita es La solution 10 de Chanel, porque tiene todos sus ingredientes clarísimos y enlistados”.

La actriz regresó hace poco de París, donde vivió por unos meses en busca de un renacer “en un montón de situaciones de la vida”. Añade que fue un viaje muy im- portante para ella, porque fue de crecimiento creativo y aprovechó el tiempo al máximo para escribir, hacer audiciones y afianzar un poco más su trabajo en ese lugar, que sigue siendo bastante nuevo.

Sin embargo, un nuevo proyecto actoral fue lo que la hizo regresar antes de tiempo a su país. Se trata se una serie sobre la vida de Carlos Monzón, el famoso boxeador argentino que hacia fines de su carrera acaparó los titulares por en 1988. En ese entonces, el término femicidio ni siquiera existía y el trato que se le dio a este evento fue absolutamente diferente a cómo ahora lo quieren reflejar en el proyecto.

“Es un caso de violencia de género contado hoy con una perspectiva muy distinta. Mi personaje es uno de los pocos que en la vida real no existió, que es la secretaria del fiscal”, cuenta Belén.

Al igual que Belén, al inicio de este proyecto, muchas personas no saben que una secretaria de fiscal tiene un trabajo muy complejo y conoce en detalle todo lo que ocurre en un caso en particular.

“Antes de comenzar a familiarizarme con la jeraquía, pensaba que la secretaria contestaba el teléfono y hacía el café. Pero en la fiscalía ella está muy involucrada en la investigación, tomando declaraciones y siguiendo muy profundamente el caso. Mi personaje otorga la mi- rada de una mujer moderna que contrasta con las realidades tan distintas de la época”, dice.

Es un rol que la hace sentir muy orgullosa y que le ha permitido seguir creciendo como actriz. Para ella, que dice no admirar a artistas en particular a excepción de Toni Collette y Saoirse Ronan, el comprometerse con un papel y entregarlo todo es lo que más le gusta de su trabajo.

“Cuando estoy viendo una película le creo al personaje cuando noto que una actriz se entrega por completo. Justo ayer estábamos hablando de la cantante Nathy Peluso, ya que ella, cuando está arriba del escenario, me inspira mucho por su entrega y amor por lo que hace”, revela.

 

 

También dice haberse maravillado con la actuación de Daniela Vega en Una mujer fantástica ya que “fue realmente memorable”. También ha sido destacada la trayectoria que Belén ha tenido desde cuando solo tenía 15 años y comenzó a aparecer en comerciales. Empezó a trabajar desde muy pequeña en busca de independencia, a pesar de que su mamá la restringía bastante para que no dejara de lado el colegio. A los 16 tuvo su primer trabajo como VJ en MTV en el programa Los 10 más pedidos y luego se encontraba justamente en Chile cuando la contactaron para hacer una serie.

“En ese entonces no sabía si era algo que me iba a gustar y si querría dedicarme a eso. Pero fue un proyecto muy lindo y ocurrió algo raro que en general no pasa en la TV: nos hicieron un coaching para preparar nuestros personajes con tres meses de anticipación”, dice. La serie de la que habla es Champs 12, a la que lamentablemente no le fue muy bien, e incluso Belén confiesa que “era bastante mala”.

Sin embargo, este proyecto marcó un antes y un después en su vida. “Me acuerdo que el primer día que pisé el set dije ‘bueno, creo que este es el primer día de mi vida como actriz y no me voy a querer ir nunca más”, finaliza.

 

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después