facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Celebrities

El Esplendor de Uma

El Esplendor de Uma

Su nombre, tomado del sánscrito, significa “luz” y hace referencia a Parvati, diosa india del amor y la fertilidad. En esta entrevista exclusiva para Harper’s Bazaar, la actriz Uma Thurman aborda temas que van desde su vínculo con Latinoamérica y los retos de ser mujer en Hollywood, hasta temas de política y el impacto de las redes sociales. 

Marcar un número de teléfono y saber que del otro lado de la línea contestará Uma Thurman puede ser una encomienda intimidante sin importar cuántas entrevistas se hayan realizado en el pasado. En cuestión de segundos hablaremos con la actriz que ha dado vida a algunos de los personajes más icónicos de las últimas décadas –Mia Wallace, la caprichosa protagonista femenina de Tiempos violentos, y Beatrix Kiddo, la implacable vengadora de Kill Bill–, pero también con la mujer que ha encarnado el ideal de estilo y belleza de marcas como Louis Vuitton, Lancôme, Givenchy y TAG Heuer y, desde luego, con la madre de tres hijos que intenta llevar una vida tan normal como su estatus de estrella le permite.

Según cuenta –después de las formalidades del saludo y la correspondiente presentación– el cielo de Nueva York, desde donde responde la llamada, luce un azul radiante que evidentemente la tiene de buen humor. Y así, sin más rodeos, nos lanzamos con ella a la danza de preguntas y respuestas que frecuentemente ejecutan en sincronía periodistas y celebridades.

¿De qué manera, a nivel personal y profesional, han impactado tu vida las redes sociales?

Probablemente te vas a reír, pero tengo una relación casi inexistente con ellas. Sin embargo, me parece una cuestión muy interesante la manera en que han impactado el negocio del entretenimiento. Me llama la atención el hecho de que algunas personas se han convertido en celebridades gracias a su capacidad de crear fenómenos sociales alrededor de sí mismas, lo cual dista mucho de la idea romántica y clásica del glamour. De hecho, es la antítesis y eso nos da una idea muy clara de los cambios que definen nuestros tiempos.

2

¿Tienes cuenta en alguna de ellas?

Tengo una cuenta de Instagram que no utilizo mucho porque ciertas cosas me parecen muy privadas como para compartirlas y otras, poco interesantes para quienes me siguen. Sin embargo, he observado que entre ciertos grupos de personas, especialmente los jóvenes, se dan reacciones contradictorias. Primero se sienten emocionados y fascinados gracias a estos conectores sociales, pero después generan un sentimiento de repulsión por el exceso de autoexplotación en el que incurre la gente. Todos estos asuntos están más allá de mi propio vocabulario, pero los encuentro muy entretenidos.

Justamente, fue ahí que leí una frase que publicaste: “Las mujeres bien portadas raramente hacen historia”. ¿Dirías que esta frase te define como persona?

La frase se le atribuye a Eleanor Roosevelt, quien fue primera dama de Estados Unidos, pero probablemente ni siquiera sea de ella. Si nos concentramos en los últimos cien años de historia, podemos darnos cuenta de que ha sido necesario romper con muchos códigos y comportamientos para avanzar en el terreno de la libertad y los derechos humanos. Creo que esa frase no hace referencia al hecho de ser mal portado, sino a la necesidad de romper con las limitaciones de la sociedad que nos impiden vivir plenamente.

Tu madre nació en Ciudad de México y eso me hace pensar que debes tener algún vínculo especial con América Latina. ¿Podrías compartir alguna anécdota o algún recuerdo con que lo asocies?

Amo México y lo he visitado muchas veces. Tuve una experiencia muy profunda cuando estaba grabando las últimas escenas de Kill Bill en la costa de Careyes. Todas las escenas de persecuciones en auto filmadas en esas locaciones fueron muy especiales. Además, algunas de las fotos más bellas de mi abuela fueron tomadas en México. No la conocí, porque murió cuando yo tenía tres años, pero esas imágenes transmiten muy bien su esencia de mujer progresista.

HB15_p113

¿A qué retos te has enfrentado como mujer en Hollywood?

Tengo 45 años y he trabajado en este negocio desde los 16. A lo largo de mis casi 30 años de carrera frecuentemente me decían: “Las mujeres y los hombres irán al cine a ver a hombres en la pantalla. Las mujeres irán al cine a ver a mujeres en la pantalla, pero los hombres no quieren ver historias sobre mujeres”. Esa era la justificación de Hollywood para producir más películas de acción protagonizadas por hombres, y este sesgo estaba basado en el hecho de que eran los hombres quienes compraban los boletos del cine. La supresión de las mujeres en los medios, en la narrativa dramática y en el mundo del entretenimiento era tierra de nadie. 

¿Qué opinas del hecho de que cada vez son más las actrices –Patricia Arquette, Meryl Streep y Cate Blanchett, entre otras– que están levantando la voz para exigir igualdad de oportunidades y salarios para las actrices maduras y experimentadas que trabajan en Hollywood?

Geena Davis fundó una organización (The Geena Davis Institute on Gender in Media) dedicada a realizar investigaciones que demuestran que las mujeres son tan rentables en el negocio del cine como los hombres. Sin embargo, parece que hay un mecanismo roto en la industria que no apoya esta noción. Me parece que esta labor es mucho más interesante que exigir igualdad de oportunidades –con lo cual también estoy de acuerdo– para todas nosotras. Nada cambia inmediatamente, el proceso es muy lento, pero gracias a estas investigaciones y al hecho de que más mujeres están levantando la voz se está avanzando en estos temas. No se trata de que apoyar a tal mujer que se desempeña en un campo u otro. Se necesita un cambio cultural profundo que transforme las actitudes negativas y sexistas a fin de poder valorarnos más unos a otros.

HB15_p116

¿Crees que problemas como el racismo y el sexismo han sido erradicados?

Las elecciones internas del Partido Demócrata en las que se enfrentaron Barack Obama y Hillary Clinton fueron para mí el momento de investigar si la sociedad estadounidense es más sexista o más racista. Dadas las dos opciones, fue una oportunidad de descubrir si a una base de votantes mayoritariamente blanca le daba más miedo tener como líder a una mujer o a un hombre afroamericano. A pesar de los antecedentes de racismo de Estados Unidos, la sociedad prefirió a un hombre negro que a una mujer. Esto demuestra que la historia sigue cambiando y tendremos que ver qué es lo que pasa ahora.

¿Qué sentimientos te genera el panorama político actual de Estados Unidos?

No me siento en absoluto emocionada por él ni por los movimientos racistas, aislacionistas y atemorizantes impulsados por la extrema derecha, que siente que su país le está siendo arrancado por las mujeres, los hispanos y los afroamericanos. Me considero una demócrata moderada, pero no me alegra ver cómo el Partido Republicano y sus ideales conservadores están siendo destruidos. Sé que no se suponía que esta fuera una conversación sobre política, pero la encuentro mucho más interesante que hablar sobre productos de belleza.

1

Donald Trump…

Es un personaje divertido, pero no me parece en absoluto gracioso que se exprese de la manera que lo hace de las mujeres, los hispanos, los mexicanos y de básicamente cualquier persona que no sea blanca. Estoy convencida de que no es un hombre tonto y me he esforzado por entender a las personas que creen que podría gobernar mi país, pero eso no invalida el hecho de que muchas de sus opiniones me parecen inaceptables. Independientemente de cualquier beneficio que sus propuestas de reevaluación de nuestra infraestructura económica puedan aportar, creo que es alguien que busca segregar y dividir todavía más a nuestro país.

¿Cómo te sientes al saber que algunos de tus personajes han sido fuente de inspiración para muchas mujeres?

En primer lugar, es un honor ser capaz de inspirar a alguien porque todos somos humanos. A lo largo de mi vida me he dado cuenta de que pensamos que somos muy diferentes unos de otros, pero la verdad es que somos muy similares y compartimos la mayoría de nuestros miedos e inseguridades. Estamos mucho más conectados de lo que imaginamos. Saber que he contribuido –principalmente a través de mi trabajo con Tarantino, pero también con otras películas– a aliviar los sentimientos de aislamiento, soledad, vergüenza y miedo en algunas personas, o a hacer que se sientan más felices o valientes, es la mayor satisfacción que puedo obtener por un trabajo bien hecho.

Los sonidos del fondo hacen pensar que Uma se encuentra en la calle, probablemente en un parque observando a su hija más pequeña jugar. Se despide dándonos las gracias por el enriquecedor intercambio de ideas. La ejecución de la coreografía ha sido impecable.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después