facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Celebrities

Mil facetas de Leonor

Mil facetas de Leonor

En una entrevista exclusiva para Harper’s Bazaar Chile la actriz reveló cómo sus diversas dimensiones, conservacionista, mamá y artista, han inspirado su vida y la han llenado de pasión y sabiduría.

 

Leonor Varela está en plena mudanza cuando contesta nuestra llamada de Harper’s Bazaar Chile desde su casa en Malibú. A su alrededor se escucha el movimiento y la interrumpen en algunas ocasiones con preguntas de diversa índole, pero ella se mantiene tranquila y paciente, pidiendo disculpas y hablando con soltura, a pesar de confesar entre risas que “tiene el cerebro un poco ahumado”. Leonor refleja un temperamento tranquilo, una sabiduría ante la vida que ha ido construyendo desde niña, desde que su padre le enseñó que somos responsables de nuestro destino y que creamos la realidad que vivimos.

Vestido Sebastián del Real. Aros H&M

“Las acciones y palabras importan. Si bien no estamos en control, vamos creando nuestra realidad con nuestros pensamientos”.

 

Vestido Pato Moreno

 

Junto a su marido, el actor y productor de cine Lukas Akoshin, y dos hijos, Matteo y Luna Mae, viven en Malibú, una comuna de Los Ángeles, Estados Unidos, bastante aislada, en una pequeña reserva natural. 

Solo unas semanas antes de nuestra entrevista, la reconocida actriz y medioambientalista chilena fue parte de una inigualable sesión de fotos para Harper’s Bazaar Chile en el Patrimonio Cultural de Valparaíso, donde lució algunas de las piezas más anheladas de la temporada. ¿Su favorito? Definitivamente, el imponente vestido amarillo de Carolina Herrera. Pero más allá de su estilo y belleza, Leonor Varela se define por sus facetas, todas llenas de pasión y crecimiento. Una de ellas es la de conservacionista, la que la trajo de regreso a Chile durante el verano para visitar la isla de Juan Fernández junto a National Geographic y le dio una pausa para posar para nosotros.

 

“Me honra mucho ser la portada, porque siento que es en un contexto de patrimonio nacional. Chile puede posicionarse en un lugar de liderazgo en ecoturismo y de las energías renovables, y creo que para allá vamos. Ojalá la conciencia civil y ciudadana siga exigiendo a sus líderes para que continuemos creciendo en esa dirección”

 

Orgullosamente chilena y admiradora de la naturaleza (cuando pequeña soñó con ser veterinaria), en los últimos años se ha abocado a la conservación de los mares de nuestro país, y ha experimentado en primera fila el cambio radical que se ha llevado a cabo durante la pasada década: “Hace 10 años había 0.03 por ciento de mares protegidos; hoy en día hay un 25% de ellos que son reservas marinas y que no se pueden explotar de ninguna manera, y más de un 40% de zonas marinas protegidas. Es algo enorme”. Su viaje a Juan Fernández se debió a celebrar la creación de dos Parques Marinos y mostrarles a los isleños el documental que se hizo en base a la expedición científica que fue de los fundamentos para crear este lugar.

Vestido Carolina Herrera

 

“Para mí es un vínculo muy mágico que he tenido la suerte de poder cultivar y desarrollar con esta segunda visita”, dice la actriz. La recibieron con un enorme cariño, le cocinaron langosta a todo el equipo y compartieron sus historias con sinceridad. “Para mí ha sido una revelación acercarme a la gente de esta isla. He conocido a muchas comunidades locales y lo que me impacta de ellos es que poseen una sabiduría, una manera de cuidar lo que tienen que es muy única. Nunca había visto que una comunidad local pidiera que se creara un parque marino. “Me inspira mucho”, afirma. No solamente ha habido un cambio de conciencia, sino que un impulso para actuar sobre ella y lograr cambios en las legislaciones y leyes. “Es un milagro. Me enorgullece mucho ser parte de eso”, admite.

Para Leonor la conexión humana es clave. Es por esta razón que en el año 2013 la actriz decidió compartir un acontecimiento de su vida privada: su primer hijo, Matteo, hoy de cinco años, padecía una rara enfermedad degenerativa llamada Leucodistrofia AGS.

 

“Teníamos susto en un comienzo porque es un lugar muy vulnerable que uno abre. Los hijos son lo que más nos toca y son cosas que uno no quiere hablar”

 

Sin embargo, su interés por comunicar fue más fuerte y finalmente decidió contarlo a través de sus propias palabras. “Lo que me interesa es conectar con la gente, emocionarlos, hacerlos pensar y sentir. Pensé que iba a ser muy hipócrita de mi parte, aunque me doliera, no abrir esa faceta de mí”, dice. En esta misma conexión encontró un gran consuelo, ya que apoyarse en otras mamás que estaban viviendo cosas similares, pudo crecer y superar dolores.

Confiesa haber seguido su instinto y cree que poder hablar con ellas les permitió inspirarse mutuamente y darse dignidad, porque aún hay mucho estigma con el tema, un grado de dolor, vergüenza e incomprensión. Pero el diálogo crea los puentes que hacen falta para la comprensión del otro. Hoy, Matteo va a un colegio especial y acompaña a Leonor a muchos lados, cosa que los hace muy felices a ambos. “Hay que darles más espacio a estos niños. Yo no pienso esconder a mi hijo. Si hay alguien que lo mira raro, me gustaría poder ayudarlos a entender quién es”, revela. La llegada de Matteo significó un cambio drástico en su vida, ya que tuvo que dejar su profesión y carrera en pausa. Pero hoy, cinco años después, la actriz se encuentra en un proceso de volverse a conectar con ella misma. “Para mí es muy importante que mis hijos vean que yo sigo mi pasión, que me cuido, que no me dejo de lado, para que así aprendan a cuidarse ellos mismos”.

La maternidad ha sido una faceta que, según confiesa, la ha llenado de humildad y modificado sus parámetros.

 

“Me di cuenta de que no tenía ningún control sobre mi vida, que todo era una ilusión y que hay que aprender a aceptar la vida con una actitud de nobleza. Que está bien no decidir nada y dejar que la vida suceda y agradecerla como es”

 

Esta forma de pararse ante la vida se vincula directamente con otra faceta, la que la convirtió en primera instancia en un rostro conocido: la actuación. Leonor revela que cada uno de los papeles que ha interpretado han ido en línea con la evolución de su propia vida. Cuando llegó el rol de Cleopatra, por ejemplo, fue justo en un momento de empoderamiento, donde tomó el control, dijo que no a algunas cosas y se lanzó al vacío para hacer aquello que soñaba. Ahora, encarnó a una chamana de una cultura que se remonta 20 mil años atrás en la película Alpha, que se estrenará en septiembre y es dirigida por Albert Hugues (The Book of Eli) y protagonizada por Kodi Smit-McPhee (La carretera). “Este papel tiene que ver con toda la sabiduría que he podido acumular con mi hijo, al verlo vivir en un mundo no verbal, uno mucho más del alma. También me encantó que sea una mujer, por que creo que en ese entonces las tradiciones cercanas a la tierra respetaban más los valores femeninos”.

Vestido Louis Vuitton

 

Durante este año también se estrenará Saving Flora, una película familiar protagonizada por la actriz de Disney Channel Jenna Ortega, que trata de la historia de un circo donde Leonor interpreta a una trapecista. “Siento que me resulta muy fácil identificar las cosas que creo que debo hacer. No siempre tomo las decisiones más comerciales para mi carrera, pero sí lo que tengo que vivir como artista y como experiencia humana. Sería muy poco consciente de mi parte separar el arte de mi vida. El artista crea según lo que le va pasando”.

Apasionada y constante, a Leonor sin duda le queda mucho por crear en cada una de sus distintas facetas. Y nosotros estaremos atentos a ellas. 

 

Por Andrea Larrabe
Fotografías: Pedro Quintana
Producción: Gabi Cordero
Makeup y pelo: Cristián Quitral para YSL Beauté y L’oréal PRO. Agradecimientos a Puerto Claro, Valparaíso.

Créditos Nota: Andrea Larrabe

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después