facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Celebrities

Oda al tiempo

Oda al tiempo

Nicole Kidman es la flamante embajadora mundial de Omega. Viajamos hasta Italia para conversar con la actriz y ser partícipes de una exhibición única; una histórica muestra de lujo de la Alta Relojería femenina.

Slow movement. Esas son las dos palabras que representan el actual momento que está viviendo Nicole Kidman. La actriz ganadora del Oscar por su participación en la película Las horas parece tener una conexión especial con el tiempo. “Tiene que ver con una una desaceleración de la vida. Nos pasamos el día corriendo por cosas muchas veces innecesarias. Soy una gran partidaria de este movimiento pero, al mismo tiempo, necesito estar constantemente recordándomelo”, confiesa en una habitación del hotel Palazzo Parigi, en Milán, hasta donde llegamos para conocerla más de cerca en su rol de embajadora de la casa de relojería suiza, Omega. Enfundada en una falda y top Giambattista Valli en tonos pastel, sandalias Christian Louboutin, y joyas y reloj de la firma que la representa, Nicole demostró ser una actriz muy cercana y abierta a revelar diferentes aspectos de su vida. Acostumbrada al acoso constante de los paparazzi y de la prensa de espectáculos, conversar en una ciudad que emana sofisticación en cada una de sus esquinas y unas de sus favoritas –según nos confesó– hizo que la actriz se relajara y demostrara su personalidad cálida y divertida. Siempre vestida de punta en blanco y sobre tacos altísimos, es difícil imaginarla siendo dueña de casa y “madre, por sobre todas las cosas”, como asegura.

20150916_OMEGA-and-Women-gala-dinner_Milan_5

Para ella, su tiempo más valioso es el que pasa con sus hijos y su marido, el artista de música country Keith Urban. “A estas alturas de mi vida, no hay ninguna decisión que tome por mi cuenta. Cualquier cosa, desde participar o no en una obra de teatro, es conversada y discutida con mi familia, ¡incluso mi hija de cuatro años opina! Mi marido pasó tanto tiempo en giras y viajando que hoy no tengo ganas de perderme de nada”, confiesa. Tiene más de 50 películas en el cuerpo, pero el teatro sigue siendo algo relativamente ajeno para ella, quizás por eso las dudas. Al momento de esta entrevista, acababa de estrenar en Londres la obra Photograph 51, que le valió a finales de noviembre el premio a la Mejor Actriz en los London Evening Standard Theatre Awards por su magistral intepretación de Rosalind Franklin, la química y cristalógrafa inglesa que contribuyó al descubrimiento de la estructura de doble hélice del ADN, uno de los más grandes avances en la genética. “Siempre quise interpretar a Rosalind porque leí su historia y me enamoré inmediatamente de ella. No quería que se quedara perdida en los pasajes de la historia. Me encanta haber podido hacer algo para preservar su legado”, asegura.   

20150916_Her_Time_exhibition_Milan_6

A pesar de la pasión con que se refiere a su último desafío laboral, agradece los pocos momentos libres que le quedan para hacer cosas simples, como “meditar o soñar con los ojos abiertos”. Y si esos pequeños momentos se convierten en horas, nada mejor que jugar con sus hijas Sunday Rose y Faith Margaret. “Hace poco leí un artículo que hablaba de lo importante que es sentarse en el suelo y compartir a la altura de los niños, así es que siempre trato de hacerlo, aunque sea un rato. También lo disfruto porque son momentos que me hacen volver a mi infancia”, asegura. Quizás esa estrecha relación con el tiempo sea la responsable de que la actriz australiana oficie desde 2005 como rostro de Omega. En la capital italiana de la moda, lugar de nuestro encuentro, Nicole inauguró la exposición Her Time, en el marco de la Triennale di Milano. Esta espectacular muestra evidencia la vocación de Omega por crear relojes que permitan a las mujeres medir el tiempo y moverse a su ritmo, según su propio estilo de vida.

20150916_Her_Time_exhibition_Milan_9--180

Los colores oro y blanco predominaron en la amplia y luminosa galería que se organizó en distintas secciones, cada una perteneciente a una época. Relojes colgantes de principios del siglo XX, diseños Art Déco, relojes joya de los años 50 y 60, y el icónico Ladymatic –presentado en 1955 y que incorporó el movimiento automático más diminuto que la firma había creado hasta entonces– confirmaron que, sin importar las modas y los cánones predominantes, Omega ha sido capaz de seguirle el paso a las actitudes y estilos cambiantes de la sociedad, capturando la verdadera esencia de la feminidad. Nicole fue la candidata perfecta para inaugurar la exposición y dar la bienvenida a los invitados. En la ocasión, la actriz expresó su admiración por la manera en que la firma ha empoderado a las mujeres a lo largo de su existencia y las ha motivado a decidir sobre el uso de su propio tiempo. “Hubo una época donde las mujeres no podían usar relojes; incluso un tiempo en el que la única manera de que pudieran llevarlos era escondidos en collares o debajo de otras piezas”, enfatiza la actriz.

Her-Time-exhibition_2

Además de su pasión por los relojes, una de las principales razones que impulsaron su decisión de asociar su imagen con la marca, fue el interés que demostraron en la labor humanitaria que realiza de la mano de ONU Mujeres. “Los proyectos en los que he colaborado con las Naciones Unidas han estado principalmente relacionados con temas de violencia en contra de las mujeres, igualdad y promulgación de leyes que las favorezcan alrededor del mundo. Omega ha sido un gran benefactor de estas causas y me ha apoyado para recaudar fondos. Es de gran ayuda trabajar con una marca que por mucho tiempo ha estado asociada a los derechos de las mujeres”, aseguró.

O_Milano_2411

En la noche, la celebración continuó en el Palazzo del Ghiaccio, donde Kidman –luciendo un escultural vestido Thierry Mugler y un Ladymatic con bisel de diamantes en la muñeca izquierda– fue recibida como invitada de honor. Actores y actrices del país anfitrión –Vittoria Puccini, Claudio Santamaría y Luca Calvani, entre otros– se unieron a invitados de todas partes del mundo. Ante todos ellos, Stephen Urquhart, presidente de Omega, destacó su labor como vocera. “La expresión ‘embajadora de la marca’ suena muy técnica. Nicole es mucho más que eso. Ella es parte de nuestra familia. Ella es una hermosa actriz con una cálida personalidad que la convierte en nuestra gran aliada”.

Es un hecho: los tiempos para las mujeres han cambiado, aunque aún queda mucho por hacer. Pero algo es clave: nunca antes la sincronía entre el tiempo, la moda y la feminidad había sido tan perfecta.

Créditos Desde: Milán

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después