facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Celebrities

Taylor Swift y Pattie Boyd: La cantautora y la musa

Taylor Swift y Pattie Boyd: La cantautora y la musa

Pattie Boyd se confiesa con Taylor Swift sobre enamorarse, sobrevivir a la Beatlemanía y cómo fue realmente la experiencia de estar casada con dos de las mayores leyendas del rock and roll.

Fotografías: Alexi Lubomirski

 

En los 60 y 70, Pattie Boyd se encontraba en el centro de la moda, el rock and roll, el arte y la fama. Ampliamente considerada como una de las mayores musas de todos los tiempos, Boyd, que estuvo casada primero con George Harrison y luego con Eric Clapton,inspiró los hits Something de The Beatles y Layla y Wonderful Tonight de Clapton. Recientemente, me devoré el libro de memorias de esta intrigante mujer, Wonderful Tonight. Unas semanas después, tuve el placer de sentarme con ella en su hermosa cocina de su departamento de Kensington. Mientras la luz entraba por los ventanales, sus ojos se iluminaban al hablar. Hay una cualidad un tanto juguetona en ella y, sorprendentemente, también una ligereza a pesar de lo mucho que ha experimentado en esta vida.

TAYLOR SWIFT: Estoy muy emocionada de hablar contigo, porque ambas somos mujeres cuyas vidas han sido profundamente influenciadas por las canciones.Yo estoy de un lado de ellas, tú del otro. ¿El concepto de musa se siente correcto para ti? PATTIE BOYD: Ese concepto es comprensible cuando piensas en los grandes pintores, poetas y fotógrafos, los que normalmente tienen una o dos. El artista absorbe un elemento de su musa que no tiene nada que ver con las palabras, es solamente la pureza de su esencia.

TS: ¿Por qué crees que los artistas quisieron comunicarse contigo a través de canciones?
PB: Creo que en mi caso ni George ni Eric podían comunicar sus sentimientos a través de una conversación normal. Me convertí en un reflejo para ellos.

TS: Me preguntaba quién y qué situación inspiró Wonderful Tonight y ahora sé que está basada en ti preparándote para una fiesta, cambiándote de ropa y diciendo: “No me gusta este, no me gusta este otro”.
PB: Bajé las escaleras con cuidado pensando que Eric iba a estar enojado de que me había tardado tanto, pero en vez me dijo:“Mira, acabo de escribir una canción”.

 

 

TS: Eso me parece increíble.
PB: Pero tú debes hacer lo mismo. Algunos momentos te deben inspirar, como cuando tu novio se gira y te dice algo o sonríe.Te preguntas:“¿Está pensando eso o aquello?”.Y eso dispara la creatividad. ¿Puedes escribirlo en el mismo momento en el que sucede un acto así?

TS: Definitivamente hay momentos en que siento una nube de ideas que viene y aterriza frente a mí; me levanto y la tomo. Mucho de escribir canciones se basa en lo que aprendes, en la estructura y en cultivar esa habilidad, como también saber cómo armar un tema. Pero hay momentos místicos, mágicos e inexplicables cuando llega una idea completamente formada a tu cabeza.Y esa es la parte más pura de mi trabajo. Se puede complicar en cualquier otro nivel, pero el escribir canciones sigue siendo el mismo proceso libre que vivía a los 12 años encerrada en mi habitación.
PB: Claro, claro…

TS: No sé qué es lo que hace que algunas personas sean tan creativamente inspiradoras. Hay gente con quien he pasado mucho tiempo, pero nunca pude escribir de ellas.
PB: Sí, ¿y por qué sucede?

TS: No lo sé. Es que algunas personas llegan a tu vida y tienen ese efecto en ti. Es muy interesante, porque en tu caso inspiraste esa salida creativa de dos músicos icónicos. Eso me sorprende mucho. ¡Es muy raro!
PB: Bueno, mientras más me lo dices, más me sorprende.

 

 

TS: Conociste a George Harrison a los 19 en el set de A Hard Day’s Night. De pronto, toda tu vida cambió para siempre, porque te enamoraste de alguien de quien el mundo estaba obsesionado. No había banda más grande que The Beatles. ¿Alguien te preparó para ese nivel de atención?
PB: No. Nadie tomó ese rol. Nadie pensó que eso sería im- portante. Recuerdo a un periodista que vino a nuestra casa en una ocasión y le preguntó a George:“Con toda honestidad, ¿cuándo crees que se romperá la burbuja? ¿Cuándo se terminarán The Beatles?”.

TS: Wow.
PB: Si pensaban eso, no había ninguna razón para que alguien dijera: “Ah, voy a cuidar a Pattie y la voy a guiar por lo que va a ser una situación tremendamente difícil para una mujer tan joven”. La única cosa que Brian Epstein, su manager, me dijo a mí y a las otras novias o esposas fue:“Por favor, no hablen con la prensa”.

TS: ¿Fue por los fans que decidieron vivir en el campo?
PB: Cuando vivíamos en Londres con George se congregaban tantos fans fuera del departamento, que era imposible salir. Brian Epstein pensó que sería buena idea que John, Ringo y George se mudaran al campo y tuvieran pequeñas casas a una corta distancia de Londres.Teníamos la idea de decorar el exterior con latas de pintura en aerosol. Para nosotros era como un monstruo psicodélico.

TS: Recuerdo haber visto una foto de la casa y que Mick Jagger y Marianne Faithfull habían escrito sus nombres en la pared: Mick y Marianne estuvieron aquí. Leí un libro sobre Richard Burton y Elizabeth Taylor recientemente donde también se detalla la locura que vivían a diario. Elizabeth se cita diciendo:“Podría ser peor. Podríamos ser The Beatles”. Tú eres una de las pocas personas que puede decir que experimentó la Beatlemanía desde el interior. ¿Cómo se sintió ese fenómeno tan grande a nivel mundial?
PB: En mi primera experiencia lo encontré aterrador.Vi a The Beatles en un teatro en Londres y George me dijo que debía irme con mis amigos antes de que terminara. Entonces antes de la última canción, nos levantamos, caminamos hacia la salida más cercana y unas chicas nos comenzaron a seguir. Nos persiguieron, tiraron del pelo y golpearon.

 

TS: ¿Qué decían?
PB: “Te odiamos”.

TS: Esa es mi peor pesadilla. Probablemente sentiste algo como:“Si me conocieras y yo te conociera también no estaría tirándote el pelo y diciéndote:“Te odio”.
PB: Exactamente.

TS: ¿Ha cambiado la dinámica con los fans de The Beatles hoy, ahora que haces estas increíbles exposiciones de fotografías?
PB: George ya no está con nosotros, tampoco John. Fue hace tanto tiempo y los fans no han mantenido esos sentimientos antagónicos en mi contra. De hecho, parecen felices de que esté compartiendo esas fotografías que tomé. En una ocasión estaba en una exhibición y unas chicas aparecieron vestidas como yo en A Hard Day’s Night.

TS: Es adorable cuando hacen eso, me encanta.
PB: Fue maravilloso.

TS: Es increíble cómo pudiste pasar de un sentimiento de miedo frente a toda esta atención que estabas recibiendo, a toda la gratitud que te entregan hoy. Para mí, uno de los momentos más emocionantes de tu libro es cuando años después tú y Eric se casan y George y su nueva esposa, Olivia, vienen a la fiesta.También Paul y Ringo, pero John no pudo, a pesar de que más tarde dijo que le hubiese encantado. Esa noche todos tocaron algo y de haber estado John ahí, hubiese sido la última vez que The Beatles estaban juntos.
PB: ¿Te puedes imaginar?

 

 

TS: Mi corazón se emocionó al saber eso.
PB: John sintió que no podía asistir, porque temía que si abandonaba Estados Unidos no podría volver a entrar.Y era importante para él quedarse en ese país.

TS: Lo que encuentro realmente hermoso del libro es cómo muestras todos los altibajos, cuentas verdades increíbles sobre tu relación y todos parecen estar en buenos términos. Es decir, incluso Eric te dio permiso para publicar sus cartas de amor. ¿Cómo pudiste llegar a ese lugar de confianza con las personas con quienes habías vivido tantas cosas en el pasado? ¿Fue solamente el tiempo?
PB: Creo que el tiempo tiene un rol importante. Que las cosas hayan terminado no significa que uno debe acarrear odio o disgusto por una persona.Y con el tiempo pensé: “Voy a llamar a Eric y le preguntaré si puedo mostrar estas cartas preciosas que él me escribió y si necesita algo de mí. Porque lo que sea le diré que sí”. Creo que todo se basa en los recuerdos de cómo fue cuando estábamos recién casados y cuán bien lo pasábamos. El amor que juntos compartimos.

TS: Parece que te haces responsable de todo tu pasado, no solo de las cosas buenas que te ocurrieron.
PB: Sí, absolutamente.

TS: Por último, ¿qué consejo le darías a una mujer de 28 años que se siente muy inspirada con tu forma de ver la vida? Me encantaría poder mirar hacia atrás con claridad, sabiduría y paz, tanto como tú lo haces.
PB: Tienes que recordar que nada se mantiene igual para siempre. Todo cambia. Todo el mundo sigue cambiando, nosotros cambiamos y las cosas en nuestras vidas también. Nada permanece igual. Si estás feliz o triste, no durará para siempre.Tienes que seguir recordando esto.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después