facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Cultura

María Paz Rodríguez: El poder de las palabras

María Paz Rodríguez: El poder de las palabras

Desde siempre me han gustado los libros. Para mí, aprender a leer fue un hallazgo. Cuentos de la selva, de Horacio Quiroga, fue el primer texto con letra chica que tuve en mis manos y me maravillé con sus historias. Ahí me di cuenta de que la lectura era un mundo único y propio, y que los libros me generaban un tipo de conocimiento muy distinto al que me enseñaban en clases. Con el tiempo, me fui enamorando de diferentes autores y libros que fueron capaces de proponerme una nueva forma de decir las cosas. Rodrigo Fresán, por ejemplo, me cautivó con su estilo e imaginario. De Siri Hustvedt rescato la psicología con la que crea a sus personajes y la profundidad con que desarrolla las atmósferas en sus novelas. Y El dios de las pequeñas cosas, de Arundhati Roy, que es una novela de una familia en la India, me pareció preciosa y muy bien escrita. Siempre me ha fascinado leer, incluso más que escribir. Si escribo es porque leo.

Wp-ARTE-740

Mi vida sin literatura sería más aburrida o mecánica. Esa necesidad de dejar un registro escrito determinó mi carácter y mi forma de resolverme desde temprana edad. Creo que, sin lo literario, la adultez sería una constante comprobación del vacío que significa dejar la infancia y la juventud. De alguna forma, la literatura me permite experimentar otros modos de ser, y eso me tranquiliza. Pero no todo es perfecto en cuanto a mi relación con las palabras. Confieso que me muevo entre el amor y el odio. Amo leer lo que me gusta, y desaparecer cuando estoy haciéndolo o escribiendo, pero odio escribir páginas y páginas y darme cuenta de que –con suerte– rescataré apenas una frase o dos. Mi primer libro, El gran hotel (2011), trata precisamente sobre las palabras. De alguna manera, fue un salto y un manifiesto de lo que yo quería hacer (y ser) como autora. Es un libro de amores no resueltos, de pérdidas, de crecer y de cambiar.

Creo que las palabras sintetizan y expresan ideas, y ellas son el canal que tenemos para nombrar las cosas que nos rodean y nos pasan; son vitales para cualquier ser humano. Lo que se dice, de algún modo, siempre está siendo. Aunque ninguna novela o cuento sea real, todas esas palabras que agrupan sentidos y formas están nombrando una realidad; una nueva dimensión humana que es interpretada por un lector. A la vez, cuando estas ideas son entendidas por un grupo, la palabra prevalece y moviliza. Todas las revoluciones sociales y espirituales tienen que ver con este fenómeno: las palabras, el ruido interno que estas generan permiten, finalmente, los cambios. Todos los libros importantes que me han marcado han cambiado mi vida y a mí misma. Van generando la sustancia de lo que somos, y es ahí donde radica su gran poder.

La nueva novela de María Paz Rodríguez se titula Mala madre y se publicará en agosto a través de Editorial Alfaguara.

Créditos Fotos: Gentileza María Paz Rodríguez

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después