facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Cultura

Hermès en Chile: El poder del objeto

Hermès en Chile: El poder del objeto

Con una icónica exposición en Galería Patricia Ready, la firma rinde homenaje a los símbolos y artefactos que han marcado la historia y el estilo de la maison francesa.

Cada objeto cuenta una historia propia. Guarda una energía particular del tiempo en que fue protagonista, de las emociones que percibió y las vidas de las que pudo ser parte. Un ícono, un recuerdo vivo y una elegancia incomparable cuando hablamos de objetos manufacturados con los materiales más nobles. Este es el homenaje que la exhibición Objectology de Hermès, que se presentará en Santiago en la Galería Patricia Ready desde el 23 de noviembre al 2 de diciembre, busca rendir. Desde sus inicios en 1837, la maison buscó distinguirse por un trabajo artesanal preciso y calificado, siempre en busca de la perfección y de los materiales más sofisticados, creando de esta forma piezas que duran en el tiempo. Y cuya belleza no se desvanece. 

Los objetos hablan de cada uno de nosotros; de nuestros gustos, estilo de vida y prioridades. Es fácil olvidarse de ellos, a pesar de que nos rodean a diario. El curador de la exposición Pierre-Alexis Dumas, que también es parte de la sexta generación de esta familia de artesanos, habla del toque sensual del cuero, la suavidad de la seda y la calidez única de la madera. Sin nunca olvidar, sin embargo, el servicio que proveen, la durabilidad y el diseño. Es una combinación perfecta, de lujo. “Queremos crear objetos que se mantengan tan relevantes como hermosos, ya que la funcionalidad juega un rol principal en nuestra filosofía. A la par con buscar la excelencia, queremos combinar nuestros estándares de fabricación con una artesanía extraordinaria, jamás comprometiendo nuestros ideales”, dice Dumas.

Objectology le debe a su nombre a la idea bajo la que crearon la muestra. “No se trata de presentar una ciencia exacta, sino que de compartir una cultura del objeto profundamente arraigada en nuestra maison. El principio escenográfico de esta exposición, el diálogo entre las creaciones originales de nuestro Conservatorio y aquellas de nuestras últimas colecciones, pone de manifiesto una constante de Hermès. Nuestros objetos, vestimentas y accesorios, llevan la marca de una curiosidad incansable por lo contemporáneo. Sin embargo, esta curiosidad no procede de un deseo de mantenernos en la cima de las tendencias. Simplemente, nosotros estamos siempre atentos a los estilos de vida, a sus evoluciones, a las necesidades que ellos producen, y es aquello que les da su sentido y su estilo a nuestros objetos. Así, desde 1837, nuestra maison trata de acompañar con elegancia a las mujeres y a los hombres en su vida cotidiana”. Así lee la primera página del dossier de esta exhibición gratuita: una introducción al mundo de objetos de Hermès.

El pasado y el presente se funden en piezas históricas y contemporáneas; objetos que atrapan más allá de los cinco sentidos. Los diseños lúdicos que reflejan el humor; los materiales nobles que dan a entender de una artesanía que vuelve lo ordinario en extraordinario. “Cultivamos un profundo respeto por los objetos. Traen calidez a nuestros hogares tal como lo hacen los buenos amigos, y permanecen en nuestras vidas al igual que las amistades más duraderas”, sostiene Dumas.

Asimismo, cuenta que la idea de la muestra nació de la ambición de acompañar en elegancia a hombres y mujeres en sus vidas diarias. “Eso es lo que le da
significado a nuestros objetos. Son símbolos de una relación recíproca que ha soportado la prueba del tiempo y encarna la proximidad e incluso la intimidad”, afirma. Los objetos presentados en la exposición narran también la historia de la marca, ya que incluye piezas de diversas colecciones a través de los años, cuidadosamente escogidas para mostrar consistencia y sorprender a los visitantes.

Objectology comenzó en Panamá y luego continuó en Argentina. “Queríamos compartir nuestra visión y nuestra cultura de objeto con estos tres países, destacando el savoir-faire de seda, cuero y más a lo largo de seis generaciones”, dice Dumas. La exposición continúa la línea de la temática anual de Hermès, Object Sense, como parte de una búsqueda de creación de productos que fortalezcan esta cultura de marca.

La herencia e historia de Hermès se recorre a lo largo de 50 objetos exhibidos con delicadeza, creando un diálogo íntimo inigualable. 23 pertenecen al conservatoire de París y 27 a las colecciones contemporáneas. “En nuestros diseños se hallan una curiosidad por la belleza y la utilidad, ya sea en ready-to-wear, accesorios u objetos para la casa. Sin embargo, esta curiosidad no se basa en tener que estar “a la moda”. Siempre estamos observando distintas formas de vida, su evolución y las necesidades que están desarrollando”, explica el curador. Los objetos responden a aquellas necesidades, ajustándose a las nuevas pautas y respetando las antiguas, todo bajo una mirada elegante y de calidad. Dumas confiesa que no tiene una sola pieza favorita, pero sí hay tres a las que se siente más cercano. En primer lugar, Pippa Folding Chair, que se originó por la fascinación de Rena Dumas de muebles plegables. “Para ella, esta pieza encarnaba la paradoja de la simplicidad y el conocimiento, una combinación de la tradición, modernidad, simplicidad y sofisticación”, dice Dumas. 

La segunda pieza que lo ha cautivado es el reloj Arceau, un objeto emblemático que combina la creatividad con las habilidades de fabricación, con una figura elegante que continuamente se reinventa a través de nuevos diseños. Por último, Hermès Cavale Jumping Saddle, una silla de montar creada para los estándares de la equitación y los saltos altos. “Su ergonomía junta al caballo y al jinete en perfecta armonía, unidos a través de un objeto hermoso”, señala Dumas.

Carteras, relojes, sillas y accesorios son solo algunas de las piezas que se podrán apreciar en esta imperdible exposición. Un viaje a través de los años, un manifiesto a la durabilidad de la elegancia y una celebración de una marca que seguirá soportando la prueba del tiempo. En un mundo donde las cosas parecen ser cada vez más desechables, un homenaje a aquello que perdura no solo es refrescante, sino que necesario. El verdadero lujo no está en las grandes cantidades y en el exceso, sino que en saber elegir las piezas que formarán parte de nuestras vidas con cautela y dedicación; los objetos fabricados con materiales de calidad, con ojo al diseño, que otorgan gran belleza, funcionalidad y magia.

Créditos Fotos: Cortesía Hermés

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después