facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Cultura

La fuerza de la naturaleza

La fuerza de la naturaleza

La exhibición “Fuerza de la naturaleza” (Force of Nature, Museo del Fashion Institute of Technology, Nueva York,  30 de Mayo-18 de Noviembre, 2017) analiza la forma en que el mundo natural ha inspirado a los diseñadores de moda y cómo la moda puede reflejar la relación de una sociedad con el medio ambiente. Organizada por la curadora asociada de educación y programas públicos del museo del FIT, Melissa Álvarez-Marra, la muestra va más allá del entendimiento de la naturaleza como fuente de inspiración para patrones florales o animal prints e indaga en el daño ecológico que la moda ha causado y posibles soluciones para estos problemas que unen estética, ciencia e industria. A continuación, una exclusiva entrevista con la curadora de “Force of Nature.”

-¿Cuál fue la inspiración para tu exposición?

-Este tema es de interés personal para mí. Mi esposo Javier estudió comportamiento y preservación de animales y ha trabajado en varios zoológicos. Su amor por la naturaleza se ha vuelto parte de mi vida y es divertido que el punto donde nuestros intereses convergen (su vida es la ciencia y la mía es la moda) haya inspirado la idea para esta exposición. Cuando lo ‘arrastraba’ a las exposiciones de moda, él siempre encontraba muchas referencias a la naturaleza en la vestimenta, ya sea literal o tácita, lo que siempre me sorprendía. Eso me hizo pensar en las numerosas maneras en que el mundo natural o las ciencias en general influyen en la moda. Estamos acostumbrados a pensar la naturaleza y la moda en términos de motivos florales o animal prints. Pero, realmente, hay mucho más que decir sobre este tema.

Esta exhibición tiene una relevancia cultural más amplia, dada la discusión y debate acerca del cambio climático. Así, espero que la gente que venga obtenga una apreciación y entendimiento más profundo entorno al mundo natural.

-¿Cuál es la idea o prenda más interesante o inesperada que descubriste mientras hacías la investigación para esta exposición?

-Creo que lo más interesante fue ver cómo diferentes conceptos, tales como las teorías acerca de la selección sexual de Charles Darwin, encuentran expresión en la moda. Es increíble cuánto la naturaleza ha inspirado el diseño, incluso, a un nivel simbólico. Un “look” interesante que investigué fue el la colección Verano 2007 de Comme des Garçons. Esta colección fue diseñada a partir del círculo rojo de la bandera japonesa, símbolo del sol naciente. Sin embargo, este disco rojo es también la característica de la grulla de Manchuria (Grus japonensis), un pájaro altamente venerado en las tradiciones japonesas. Así, había un doble simbolismo en la colección; uno de ellos fírmente arraigado en la naturaleza.

-Existe un permanente debate relacionado con el uso de la piel, el cuero, las plumas, etc. en la moda. ¿Qué piensas sobre este tema y cómo lo abordas en tu exhibición?

-La última sección de esta exhibición se titula “Fashioning a Future” (“Fabricando un futuro”) y mira el impacto de la moda en el mundo natural, el cuál, por supuesto, ha sido en gran medida perjudicial. En la exhibición, incluí abanicos y sombreros con plumas –algunos a menudo tienen aves embalsamadas completas– cuya gran demanda provocó la drástica declinación de la población de aves en el siglo XIX. El uso de piel y cuero también es discutido en la muestra, junto con la ética en el uso de estos materiales. En la exhibición, puse un abrigo de alta costura de Valentino de la década del 70 adornado con piel de chita junto a un vestido de los 80 de Jean-Paul Gaultier que usa faux fur de leopardo, a menudo considerada y aceptada como una alternativa a la piel natural. Sin embargo, se ha demostrado que los materiales sintéticos usados en la confección de faux fur también son dañinos para el planeta. Lo que vemos es que más y más a menudo nuestras “soluciones” a los efectos adversos de la moda en la naturaleza son reaccionarios y, ciertamente, no son soluciones que van a la raíz del problema. Necesitamos respetar nuestro planeta porque nos provee de tanto. Aunque ninguna solución es perfecta, estamos comenzando a ver un cambio real en la actitud hacia nuestras relaciones con el mundo natural, desde uno de dominio a uno de participación. Una renovada conexión con la naturaleza está emergiendo, una que reconoce lo humano como una parte vital de un todo interconectado y eso es apasionante.

-¿Cómo las marcas de moda están respondiendo al daño ambiental generado por la industria?

-Compañías como Kering, que son dueñas de Alexander McQueen, Stella McCartney y Gucci, han comenzado a entender que la moda no tiene que ser dañina para el medio ambiente, que puede, en verdad, ser una aliada. Ellos han implementado un plan de veinte años que reduce sus emisiones de gas y que busca obtener materiales de forma sustentable. Hay también un creciente interés en la Biomimicry, una disciplina que desarrolla tecnologías sustentables que imitan elementos y procesos del mundo natural. La idea aquí no es lo que podemos tomar de la naturaleza sino lo que podemos aprender de ella. Tenemos, en la exhibición, un pañuelo realizado con seda artificial de araña por BOLT THREADS. La seda natural de araña tiene características increíbles como su fortaleza, liviandad, anti-micosidad, etc. y compañías biotecnológicas han comenzado a recrear seda de araña en el laboratorio desde hace un tiempo. Este pañuelo de tela de araña artificial es el primer producto de este tipo disponible en el mercado. También hemos trabajado con ex-alumnos del Fashion Institute of Technology quienes han creado materiales sustentables con algas. ¡Todo es muy interesante!


Alexander McQueen, colección Plato’s SS 2010.

-Si tuvieras que elegir una pieza de la exhibición que representa el ‘espíritu’ de tu curatoría, ¿cuál sería?

-Es difícil decirlo, pienso que sería un vestido de la colección Plato’s Atlantis de McQueen. Usamos un detalle del vestido para el afiche de la exhibición y siento que representa la esencia de la muestra. Plato’s Atlantis miró a la involución del hombre y a un retorno al mar que es donde la vida comenzó. La naturaleza fue el tema principal de McQueen el que fue representado a través de innovadores patrones de vida acuática y terrestre digitalmente manofacturados. La naturaleza es parte de este diseño estéticamente, simbólicamente y también desde un punto de vista científico porque es acerca de la evolución. Me parece fascinante la manera en que la naturaleza inspiró gran parte del trabajo de McQueen. El miró la mecánica de la naturaleza para comunicar ideas y expresar sus ansiedades a través de sus diseños. Y cuando hizo referencia a la naturaleza, él buscó precisión; considerando tanto la apariencia física como el comportamiento [de la naturaleza].

Comentarios

Escribe un comentario

Leer después