facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Cultura

Moda desde su máxima exageración

Moda desde su máxima exageración

Ya decía Adam Phillips: “la vulgaridad expone el escándalo del buen gusto”, afirmación que parece ser la premisa de “The Vulgar”, la exposición que a partir del 13 de octubre abre sus puertas en la Barbican de Londres dedicada a esta potente palabra. Provocadora y a veces sorprendente, la vulgaridad evoca imágenes fuertes, ideas y sentimientos que infinidad de diseñadores han redefinido en propuestas estéticas a lo largo de la historia de la moda.

Esta es la primera exposición que explora el territorio inherentemente difícil pero totalmente convincente del gusto en la moda, desde el renacimiento hasta la época contemporánea, en un examen de la constante evolución de la vulgaridad en la industria, al mismo tiempo que se disfruta de sus excesos. Se trata de una invitación a pensar de nuevo, exactamente, en la pregunta: qué es lo que hace que algo sea vulgar y por qué es un término tan sensible y controvertido.

Con piezas extraídas de importantes colecciones públicas y privadas de todo el mundo, la muestra contará con 120 impresionantes objetos que van desde trajes históricos de alta costura hasta el prêt-à-porter con las contribuciones de los principales artistas de la aguja como Walter van Beirendonck, Chloé, Christian Dior, Pam Hogg , Charles James, Christian Lacroix, Lanvin, Moschino, Miuccia Prada, Elsa Schiaparelli, Philip Treacy, Viktor & Rolf, Louis Vuitton y Vivienne Westwood entre otros.

2

Este proyecto único, comisariado por la curadora Judith Clark junto al psicoanalista Adam Phillips, profundiza en el territorio del gusto y los códigos del vestuario, reuniendo las complejidades de lo que entendemos por buen gusto, y a su vez, de todo lo contrario. Además de la selección de vestidos, la muestra incluye manuscritos antiguos, fotografía y proyecciones cinematográficas que exploran su fugacidad y cómo lo que antes se consideraba vulgar, puede ser reinventado por los diseñadores modernos dándole una nueva oportunidad de vida.

Desde extremos corsés del siglo XVIII hasta las tendencias más recientes con sus logotipos gigantes, el público podrá apreciar la infame camiseta de Malcolm McLaren o los enormes sombreros de Stephen Jones junto a impresiones de algunos nombres fundamentales de la moda como Coco Chanel, Diana Vreeland o Samuel Johnson, que acompañan cada objeto de la exposición con una historia de un trasfondo fascinante.

Otro de los temas clave de esta apuesta se adentra en la relación existente entre la moda y el cuerpo, tanto a través de la sobreexposición (mediante encajes), como la revelación de cómo los diseñadores juegan con el concepto de mostrar y ocultar el cuerpo humano. Un imperdible que durante cuatro meses —hasta el 5 de febrero de 2017— se tomará el centro del Reino Unido.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después