facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Cultura

Vivian Maier, la fotógrafa invisible

Vivian Maier, la fotógrafa invisible

Como casi todo en la vida, fue una casualidad. Un joven de Chicago estaba en una desesperada búsqueda de fotografías antiguas para un libro, mientras una anciana perdía el poder sobre el trabajo que había realizado en secreto durante más de cuarenta años. Por 380 dólares, el investigador compró el año 2007 una caja con cerca de 30 mil negativos en una subasta, con la esperanza de encontrar algo que le sirviera. Una vez que la abrió se dio cuenta de que tenía un tesoro en sus manos.

Todo lo relacionado con Vivian Maier es un misterio, uno que John Maloof, ese comprador que fue elegido por el destino para encontrarse con su obra, lleva años tratando de develar. A medida que comenzó a escanear los negativos, el joven se dio cuenta de que lo que estaba viendo era más que el simple registro de las calles, era el trabajo de un talentoso fotógrafo. Buscando en las cajas encontró un nombre, que dos años después de haber adquirido la misteriosa caja había dejado sólo una pista: una nota en el obituario.

Así, Maloof decidió seguir buscando: contactó a los otros dos compradores de la subasta y publicó las fotografías en internet. Las imágenes, que hoy serían la envidia de cualquier fotógrafo de street style, se convirtieron en viral en poco tiempo. Sin tener la opción de contactar a Vivian, John emprendió un viaje que aún no termina, el de saber quién fue. Esto lo llevó a realizar un documental, que estuvo nominado al Óscar este año y a hacerse responsable por la difusión de su trabajo.

wp-vivian-740-1

Era una niñera, una especie de “Mary Poppins”. Su madre era francesa. Viajó durante muchos años entre París y Estados Unidos. Recorrió el mundo. Hasta que llegó a Chicago, donde se quedó hasta su muerte. Comenzó a trabajar cuidando niños. Su único requisito: tener un espacio privado en la casa, al que nadie tuviera acceso. Las familias con las que vivió jamás supieron lo que hacía ahí. Sólo se enteraron cuando John Maloof los contactó.

Entre las más de 150 mil fotografías que tomó durante su vida, hay mucha experimentación. Además de imágenes increíbles de calles y personajes, Vivian realizó autorretratos frente a espejos, vitrinas, ventanas y charcos de agua. Pequeñas pistas de cómo era esta mujer, que se presentaba con nombres e historias de vida diferentes, se veía a sí misma.

Sus últimos años de vida fueron difíciles. Al enterarse de sus dificultades económicas, los hermanos Gensburg, quienes habían sido cuidados por Vivian, decidieron arrendar un departamento para que pudiera vivir cómodamente. Lo que ellos no sabían era que su niñera/fotógrafa debía pagar el lugar donde guardaba celosamente su trabajo. Al no poder mantenerlo, todas las cajas que estaban dentro de la bodega fueron rematadas. Dos años después, a la edad de 83 años, Maier se cayó en la calle y golpeó su cabeza contra el hielo en una tarde de invierno. Murió en abril de 2009, sin saber que, meses más tarde, sus fotografías maravillarían al mundo.

wp-vivian-740-2

Después de haber sido expuesto en Norteamérica, Europa y Asia, el trabajo de esta misteriosa fotógrafa llegará a Chile. Del 16 de octubre al 13 de diciembre, se podrá visitar la muestra “Vivian Maier, la fotografía revelada” en forma pararela en el Centro Cultural Las Condes y Espacio ArteAbierto Fundación Itaú y desde el 12 de diciembre al 15 de enero de 2016 en el Parque Cultural de Valparaíso.

La exposición, contará con 85 fotografías en blanco y negro y 22 a color de Vivian y algunas de sus grabaciones en super8. Además, se exhibirá el documental Finding Vivian Maier, de John Maloof y se realizarán talleres de fotografía urbana.

Créditos Fotos: Sitio oficial Vivian Maier

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después