facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Lifestyle

#ESCÁPATE Londres personalizado

#ESCÁPATE Londres personalizado

La capital británica tiene tantas caras y atractivos, que cada viajero puede armar un recorrido a la medida de sus intereses. Para nosotros, la moda fue la brújula.

Well, then what can a poor boy do, except to sing for a rock ‘n’ roll band”, cantaba Mick Jagger en 1968, y tantos años después mantiene absoluta vigencia. Ni los Rolling Stones ni los Arctic Monkeys deberían faltar en una playlist perfecta para visitar Londres. La capital inglesa puede ser tan clásica como vanguardista. Y, para quienes estén interesados en la moda, sobran lecciones de estilo e información de tendencias. Solo basta tener marcados los puntos en Google Maps y lanzarse a recorrer las calles.

Podemos comenzar en el coqueto barrio Mayfair y anotar dos recorridos que bien podrían destacarse en el manual universal de la moda: la histórica galería Burlington Arcade y las tiendas de sastrería en Savile Row. La galería es una vitrina en el tiempo. Nacida en 1829 para reunir las tiendas de lujo, mantiene, además de su elegante arquitectura, ciertos detalles irresistibles. En su entrada, un correcto caballero recibe con sombrero. De Piccadilly a Burlington Gardens, están las boutiques clásicas: entre ellas, House of Cashmere, la perfumería Penhaligon’s y las joyerías Richard Orden o David Duggan. Caminando por ahí, es posible imaginar cómo eran los paseos de compras hace casi doscientos años. A unos metros está la célebre Savile Row. En prolijo orden, se suceden las tiendas masculinas sastreras más importantes: Henry Poole & Co, Hardy Amies, Gieves & Hawkes y Alexander McQueen, entre otras. La mayoría de las boutiques de esta calle forma parte de la Savile Row Bespoke Association, cuyo objetivo es conservar la tradición del traje hecho a medida. En cada local, además de subir las escaleras para revisar los exquisitos percheros, hay que prestar atención a los subsuelos: casi todos los maestros sastreros tienen ahí mismo sus ateliers de trabajo.

En contraposición a estos clásicos, Shoreditch es el barrio indicado para perseguir las últimas novedades. BoxPark (Bethnal Green Road 2-4) combina gastronomía, arte y etiquetas de indumentaria emergentes. En cada contenedor, una propuesta. Todo en un ámbito absolutamente contemporáneo. Y, como el vintage es el nuevo negro, hay que apuntar también los locales que se dedican al rubro: Beyond Retro (110-112 Cheshire Street), Paper Dress Vintage (114–116 Curtain Road London) o Rokit True Vintage Clothing (42 Shelton Street).

Entre tienda y tienda, es bueno disfrutar de mirar la calle. Porque por allí pasan caballeros, hipsters, mujeres de traje y zapatillas, jóvenes punk, aquellos que persiguen estrictamente los dictados de las tendencias y quienes se ponen literalmente lo que quieren. No hay un estilo, hay miles. No hay una moda, sino un lenguaje internacional expresado en múltiples y creativas individualidades. En cada esquina de Londres es posible detectar un idioma diferente e incluso quedarse pensando cuál es.

Liberty es la tienda más tradicional de Regent Street. Fundada en 1875, los almacenes lucen como una postal. En su interior (que no se adivina desde afuera) hay novedades en papelería, belleza, diseño, telas, indumentaria, accesorios y zapatos. Una impactante escalera de madera transporta de piso en piso, reconociendo las marcas más destacadas. Y, claro, las colecciones exclusivas de la tienda, que se distinguen por sus estampados únicos. De septiembre a diciembre , el último piso se transforma en la tienda navideña más exquisita que puedas imaginar: tal como el ballet El Cascanueces.

Si, en cambio, el objetivo es conocer lo que está por venir, hay que ir directo a la multitienda Dover Street Market (en 18-22 Haymarket), que tiene una variedad de productos seleccionados y un estilo más propio de una galería de arte. El proyecto de Rei Kawakubo de Comme des Garçons es una parada favorita de los amantes de Londres para marcar en el mapa virtual.

Uno o dos días del viaje habrá que reservarlos exclusivamente para visitar algunos de los tantos museos que posee la ciudad. En Londres, la mayoría tiene entrada gratuita y audioguías. Entre los históricos, se destaca el Victoria & Albert (Cromwell Rd), imponente edificación ubicada en el área de South Kensington. En los salones dedicados a la moda, se puede ver la progresión del traje inglés, vestidos originales de Schiaparelli y deleitarse con una librería llena de títulos especializados. Además, el catálogo de la colección permanente es un clásico. Al salir, se puede ir a Hyde Park, un exquisito parque inglés, para caminar y relajarse.

También se puede dedicar una jornada al arte contemporáneo en la Tate Modern (Bankside) y/o el Design Museum (224-238 Kensington High St). Este año, Herzog & de Meuron ampliaron las instalaciones del primero, ubicado a la orilla del río Támesis.

Desde el bar del museo, en el horizonte, se pueden ver tanto el Big Ben como el vanguardista Shard: lo que fue, lo que puede ser. Entre paseo y paseo, Kioskafé (31 Norfolk Place), en Paddington, invita a tomarse un café y revisar los planes para el día. El nuevo proyecto de los fundadores de la revista británica Monocle es el sitio indicado para quienes busquen hacerse de las últimas novedades editoriales alrededor del globo. Estantes repletos de revistas e incluso de las guías turísticas Monocle para encontrar ese dato diferente. Es posible imprimir ahí mismo diarios provenientes de más de 60 países. Único en su tipo, es el lugar indicado para los coleccionistas, quienes requieren de novedades en el área o están buscando un ejemplar particular. Todo acompañado, además, de un buen espresso. Como dato opcional: si alguien anda en busca de alguna revista independiente o difícil de conseguir, debe pasar por el kiosco ubicado frente a Temple Station (Victoria Embankment). Si todavía queda tiempo, Camden Town, Covent Garden y Carnaby Street son tres destinos clichés de cualquier guía turística. Ya con todo lo necesario en mano, es hora de subir el volumen de los Stones y seguir el ritmo cosmopolita de Londres.

Créditos Fotografías: Instagram y Getty Images

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después