facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Lifestyle

Escápate: Santa Lucía, un perfecto retiro caribeño

Escápate: Santa Lucía, un perfecto retiro caribeño

El lujo de la arena sobre los pies se redefine en Santa Lucía.

Bienvenido al paraíso”, anuncia el piloto mientras aterrizamos en el Aeropuerto Internacional Hewanorra de Santa Lucía. De alguna manera, nada de esto parece un cliché cuando llegas a esta exuberante isla volcánica ubicada en el este del mar Caribe, que contiene vegetación densa de jungla, playas con agua turquesa, villas pesqueras y plantaciones de cacao.

A través de la historia, cambió de manos 14 veces entre Francia e Inglaterra hasta que alcanzó su independencia. Una población diversa de orígenes africanos, criollos, indios, franceses y británicos crea una herencia cultural rica y palpable. La isla ha sido buscada como destino turístico por su belleza exótica y ecléctica, atrayendo a los visitantes más exigentes.

El hotelero Roger Myers, dueño de Sugar Beacun centro turístico virreinal, tiene algo que ver con el atractivo seductor. Como el antiguo contador de The Beatles, Myers dejó el mundo de la música para convertirse en un exitoso dueño de restaurantes en Inglaterra. Años después, se mudó a Santa Lucía para comenzar un nuevo proyecto.

“Mi esposa dijo: ‘Compremos una casa aquí’, y respondí: ‘Por supuestoque no’. Así que la compramos”, dice Myers, con un tono humorístico.

Después de la residencia, decidió adquirir Sugar Beach, en ese entonces una propiedad hotelera all-inclusive ubicada en una plantación de 100 acres entre los panoramas más icónicos de la isla, los dos pitones, capiteles montañosos y volcánicos también conocidos como los “picos gemelos” de Santa Lucía y reconocidos por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Considerada, como él mismo la describe, como una belleza inexplicable y misticismo, Myers estaba determinado a transformar la propiedad en un hotel de lujo del Caribe.

“Un elefante solía caminar en esta playa”, recuerda, refiriéndose Bupa, el mamífero del excéntrico aristócrata inglés Lord Glenconner,
también conocido como Colin Tennant, quien tenía un hogar al costado de Sugar Beach y cuyo animal vagaba con libertad en las premisas. En un inicio Glenconner descubrió la isla de Mustique, que compró a finales de los 50 y poco a poco la transformó en un destino jet set. Más tarde, con dificultades financieras, se retiró a la isla vecina de Santa Lucía, donde construyó un hogar inspirado en el Taj Mahal. Y aunque Glenconner y su elefante fallecieron, su recinto, cuya propiedad fue disputada durante años entre sus parientes y el manager del estado, todavía puede ser vista en su deteriorada pero mística propiedad.

Hoy Sugar Beach continúa siendo de gran atractivo para un público glamoroso, llamando la atención de famosos, como Gwyneth Paltrow y Matt Damon, quien renovó sus votos con su esposa en esta propiedad. Administrado por el Grupo Hotelero Viceroy, el rango variado de habitaciones, villas, bungalows y residencias de la propiedad formulan el lugar perfecto. Al llegar, a cada huésped se le asigna un mayordomo disponible para organizar las opciones de la cena, para nadar, los tratamientos de spa o un viaje a la playa en uno de los tuk tuks del lugar (carros coloridos y motorizados de tres llantas importados del sudeste de Asia).

Myers expandió su proyecto más allá de la nueva colección de casas ubicadas en la playa que le compró a Lord Glenconner. Diseñado por Michaelis Boyd Associates, estas nuevas propiedades se encuentran disponibles con un rango de precios desde ocho hasta 15 millones de dólares. Disponen de un enfoque más moderno que lasvillas y bungalows coloniales, combinando el interior con el exterior con puertas de vidrio de piso a techo, una piscina infinita y acceso privado a la playa.“Quería crear algo impresionante”, dice. Y con su perfecta combinación de encanto colonial, esplendor moderno y glamour, así como las variadas opciones que existen para los veraneantes y dueños, parece que Myers lo logró.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después