facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Lifestyle

Especial viajes: Elegancia que faltaba

Especial viajes: Elegancia que faltaba

Con Baz Luhrmann como director creativo y un Damien Hirst en la piscina, el nuevo Faena Hotel de Miami Beach se ha ganado los corazones de
la comunidad artística internacional.

A principios de diciembre, la feria de primera clase Art Basel Miami Beach llega a la ciudad floridana junto con todo el séquito del mundo del arte. Pero el Faena Hotel, que recibió a sus primeros visitantes el año pasado, incluyendo a Dasha Zhukova y Leonardo DiCaprio, se asegura de que sus credenciales artísticas estén siempre en su sitio. No solo fueron develadas dos enormes esculturas de Damien Hirst el día de la inauguración (una, el esqueleto de un mamut, cubierto de oro laminado, dentro de una caja de cristal), sino que también un disco giratorio del colectivo de arte Assume Vivid Astro Focus ocupó el sitio de honor en una playa que pronto sería colonizada por las tumbonas rojas distintivas del Faena.

El arte pertenece a Len Blavatnik, el billonario hombre de negocios a quien le gusta coleccionar de todo, desde yates hasta edificios, y es dueño del hotel antes conocido como Saxony –nombre del Faena en su apogeo de 1950 y 1960, cuando Liz Taylor y Dean Martin acostumbraban posar para los paparrazis en el ascensor exterior de cristal–. Pero su energía viene del conversionista del proyecto y homónimo del hotel, Alan Faena, y su esposa, la curadora Ximena Caminos.

Faena, un argentino de 52 años, hizo su fortuna en la industria textil y hacia finales de los 90 se dedicó a los bienes raíces, convirtiendo una parte por entonces no apreciada de su Buenos Aires natal en un hotel que diseñó Philippe Starck y un centro de artes. En Miami, está replicando sus esfuerzos, sobre todo en el área de la ciudad conocida anteriormente como Mid-Beach, y ahora bautizada como Barrio Faena. “Nos gusta convertir la oscuridad en luz”, declaró el empresario argentino en la inauguración del hotel, resplandeciente en su característico conjunto blanco-sobre-blanco, que incluye un sombrero de fieltro decorado con una pluma blanca.

El hotel trae a la ciudad una opulencia que faltaba desde hacía algún tiempo. Su vestíbulo, un vasto paseo que se extiende desde la entrada hasta la espaciosa terraza trasera, y que es conocido como la Catedral, tiene la magnificencia de un palacio, ostentando murales exuberantes y pilares bañados en oro. Es un viaje al máximo de los lujos.

Tiene 169 habitaciones, de las cuales 111 son suites con dedicados mayordomos. Están decoradas en rojo y verde azulado, y en algunos casos, con piezas de mobiliario que resultaron de la colaboración entre el actor Brad Pitt y el diseñador Frank Pollaro. En las áreas públicas, el terciopelo afelpado y las huellas de animales evocan un glamour exótico. A Baz Luhrmann y su esposa, la diseñadora de vestuario Catherine Martin, se les encargó el esquema general y la misión de traer de vuelta el antiguo ambiente hedonista del hotel. Y si los relucientes candelabros no aportan suficiente teatralidad, cuenta con un sitio de cabaret con lugar para 300 personas.

Sin embargo, el Faena Hotel Miami Beach es solo un aspecto de una regeneración más amplia. A lo largo de cinco cuadras o más, Blavatnik y el empresario porteño están construyendo nuevos edificios de departamentos y renovando los antiguos. También inauguraron hace unos meses una tienda de estilo de vida llamada Bazaar; y también el Faena Forum, justo a tiempo para la Art Basel Miami Beach 2017. La hermosa rotonda diseñada por Rem Koolhaas acogerá eventos artísticos a lo largo del año, bajo la jurisdicción de Ximena Caminos, y completará la contribución de la pareja a su ciudad recién adoptada. “Miami necesita una amplia oferta de cultura durante todo el año, no solo durante la feria Art Basel”, dijo Camino, mientras nos relajábamos en un bar escondido, atestado de terciopelo y satén, el cual solo está abierto a los huéspedes. “Me encanta el hotel, pero si podemos ser parte de un panorama mucho más amplio, entonces estaría realmente orgullosa”, agregó.

Créditos Fotografías: Cortesía Faena Hotel Miami Beach

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después