facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Lifestyle

Haz que tus trajes de baño duren más con estos consejos

Haz que tus trajes de baño duren más con estos consejos

Año tras año, la historia se repite: llega el verano y la temporada de playa y piscina se inaugura, pero cuando vas a sacar tus bikinis y trajes de baño del fondo de tu closet te encuentras con piezas inconexas, algunas decoloradas y otras con el elástico gastado.

Lo cierto es que las prendas de baño son unas de las más delicadas del armario por el medio al que están expuestas: el sol, cremas, cloro, sal, arena.

Es por eso que es clave saber cómo cuidarlas, para que logres alargar su vida útil por temporadas y temporadas. Tomando en cuenta que siempre ayudará, de primeras, elegir piezas de calidad elaboradas con materiales resistentes, aquí te contamos de 7 consejos que podrían alargar la vida de tus prendas veraniegas:

1) Aplica tu protector solar antes de ponerte el bikini

Las prendas de baño no se llevan muy bien con las lociones solares, debido a que éstas, al ser tan grasas, pueden atacar la elasticidad. Así es, los componentes de cremas solares y aceites con SPF pueden dañar los tejidos y potenciar su decoloración, por lo ideal sería aplicarte el protector antes de ponerte el bikini, pero si no es posible, deberás evitar esparcir producto sobre ellos en la medida de lo posible.

 

2) No les hace bien la humedad

Es un poco contradictorio, pero estas prendas se ven afectadas por la humedad, por lo que lo ideal es secarlas lo más rápido posible al sacarlas del agua. A veces es complicado, pues tienen que aguantar largos trayectos de vuelta a casa, pero hay que tenerlo en cuenta en la medida de lo posible, para evitar la aparición de hongos.

3) Lávalos inmediatamente

Así es, inmediatamente después de usarlo. Y no solo si has nadado en el mar o la piscina, sino que también si solamente lo has usado para tomar sol.

 

4) Lavado a mano

Se recomienda lavarlos siempre a mano y en agua fría, ya que el agua caliente es malísima para este tipo de tejidos (tomar en cuenta con piscinas temperadas y  de un jacuzzi). También es importante utilizar un jabón neutro para poder quitar todos los agentes corrosivos que puedan deformar o decolorar.

5) El secado es clave

Ya decíamos que no les hace bien la humedad. Pero cómo los secamos es igual de determinante: exponerlos directamente al sol los daña igual que cuando nos bronceamos y pueden tomar una tonalidad amarillenta. La mejor forma de secar el bañador es a la sombra y dado la vuelta, sobre todo cuando la pieza tiene colores intensos.

 

6) Cuidado dónde te sientas

Las superficies rugosas como el bordillo de la piscina podrían dañar el tejido o engancharlo. No cuesta nada poner una toalla debajo.

7) Fin de temporada

Después de mimarlos durante todo el verano, sería una pena tirarlo todo por la borda a la hora de guardarlos en el fondo del coles en espera para el próximo verano. Muchas veces se tiende a guardar todas las piezas juntas en una bolsa de plástico o una caja. Ojo, porque también se pueden tomar medidas para que en diciembre sigan como nuevos: con el fin de temporada, aclara con agua dulce todos tus trajes de baño y déjalos secar siguiendo los pasos anteriores. Una vez secos (bien secos), hazte con bolsas individuales de cierre hermético y guárdalos dentro. Así vas a evitar que las piezas se puedan enganchar entre ellas, rozar y, en definitiva, deteriorar.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después