facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Lifestyle

Hilary Rhoda y Jason Wu

Hilary Rhoda y Jason Wu

Cómo Jason Wu se convirtió en el hombre detrás de Hugo Boss.

“Están aquí por ella”, asegura el diseñador Jason Wu frente a la horda de paparazzis que se amontonan para obtener alguna instantánea de esta sesión fotográfica para Harper’s Bazaar, en pleno West Village de Manhattan. La mujer a quien se refiere es la modelo Hilary Rhoda que, con su metro y ochenta de estatura (más los tacos), deslumbra con un vestido metalizado de la colección Fall 2015 de Wu, Boss, la línea premium de Hugo Boss. Pero ni siquiera hoy, dos años después de haber sido nombrado director artístico de la marca, Wu se despega de esa imagen relajada que lucía ocho años atrás, cuando egresó de la prestigiosa escuela Parsons para empezar su firma homónima. Su apariencia juvenil se contradice con la cantidad de logros que ha conseguido a sus 32 años: se ha posicionado como un diseñador destacado llegando incluso a vestir a la primera dama norteamericana, Michelle Obama, para la proclamación de su marido, y no ha parado de ver como su marca crece y crece. Ahora, con Hugo Boss, la firma alemana con 91 años de historia, ha sido responsable de darle un aire fresco e imprimirle un sello moderno. Cuando los ejecutivos de la firma lo citaron al hotel Gansevoort, en Nueva York, para una primera reunión, Wu reconoce que no tenía idea de qué esperar. Es más, nunca supo específicamente con quiénes se iba a juntar. “Solo sabía que se trataba de una compañía europea”, señala. Por eso, cuando el gerente de la marca, Christoph Auhagen, llegó y le planteó la posibilidad de contratarlo como diseñador para Boss, su reacción fue de asombro. “¿Por qué yo? Me parecía una asociación extraña. Mi imagen de Boss era de una marca masculina, y la verdad es que no tenía idea de que también tenían una parte femenina, que ya tiene 15 años de existencia”, relata. Tras seis meses de reuniones, visitas a las oficinas centrales de Boss en la localidad alemana de Metzingen (la que Wu describe como “el set de la película Gattaca”), y una conversación con su gran amiga Diane Kruger, Wu decidió arriesgarse. “Le pregunté antes de aceptar el trabajo y ella me dijo, ‘Creo que debes tomarlo, tiene mucho potencial. Tienes que hacer algo interesante con este proyecto’”, recuerda.

Wp-hilary-rhoda-740-

Desde su primera colección para Boss que mostró en febrero del año pasado, Wu ha estado trabajando en forma incesante para imprimir su sello a la marca. Eso ha significado darle un giro moderno a piezas clásicas e icónicas de Hugo Boss, como el vestido entallado a media pierna que mostró en su última colección de otoño, pero manteniendo la calidad y consistencia que sus clientas habituales esperan. “Creo que mi aporte es la chance de dar un punto de vista externo. Eso me da la posibilidad de elegir elementos impactante, y expresarlos a través de mi trabajo”, dice. “A veces, cuando ves las mismas cosas todos los días, no te das cuenta de lo impresionantes que son”. Claus-Dietrich Lahrs, el CEO de Hugo Boss, se ha mostrado más que impresionado con las habilidades de Wu para integrar sus propias ideas y visiones a su trabajo para la firma. Aportes que, al mismo tiempo, refuerzan y realzan la identidad propia de la marca. “Jason es un verdadero cosmopolita”, asegura Lahrs. “Tiene una mirada perspicaz y es capaz de plasmar su visión sin dejar de lado el aspecto comercial”. Pese a que Wu viaja a Alemania cada mes, el diseñador asegura que su alemán sigue siendo “terrible” (“aunque me doy cuenta perfecto cuando están hablando de mí”, agrega). También dice que le ha costado acostumbrarse a la comida local. De hecho, la cafetería corporativa le puso su nombre al sándwich que siempre pide: jamón y queso, una opción típicamente americana. Aun así, Wu ha sabido inmiscuirse en cada rincón del universo de Boss, y en estos dos años su aporte se ha visto reflejado en un crecimiento notorio. “Este 2015 debí asumir más responsabilidades”, explica. “Fragancias masculinas, relojes, prendas para el retail… básicamente, todas las categorías”. También asegura que todas sus decisiones son para potenciar el posicionamiento global de Hugo Boss y pulir la consistencia que, como marca internacional, necesita en cada plataforma, desde los perfumes en los duty free hasta la ropa colgada en Saks o Harrods”.

Wp-hilary-rhoda-jason-wu-740-2

El más claro ejemplo de su propuesta de moda es la nueva versión del bolso Bespoke, que salió al mercado el mes pasado. Su renovado estilo evoca la tradición costurera de la casa de modas, mientras que sus aplicaciones de tachas crean una especie de unión entre la línea femenina y la masculina. Para Wu, incursionar en la línea de accesorios fue un gran desafío, área que define como “de gran potencial”.  “Tenemos un departamento de accesorios enorme ubicado en Suiza”, explica. “Incluso tienen un pequeño robot que se encarga de cortar el pasto y mantener los jardines”. Para él, es importante que el público comprenda que el verdadero ADN de Boss va más allá de la sastrería. Somos bastante conocidos por nuestros trajes, pero la marca es mucho más que eso”, enfatiza.

Una frase clave que utiliza Jason Wu para describir a la mujer Boss es: “Sofisticada, pero fuerte a la vez”. Las actrices Kate Bosworth, Nicola Peltz, Dakota Johnson, Diane Kruger y Julianne Moore son solo algunas de las afortunadas que han llamado la atención de él y, por ende, de la marca. “Ella es tan equilibrada”, asegura el diseñador sobre Moore, a quien sentó en primera fila para su desfile de febrero pasado, días antes de que ganara el Oscar por su rol en Still Alice. “El día después del desfile viajé a Los Ángeles a una sesión de fotos, y en la noche de los Oscar fui a una fiesta y ella me dejó tomar su estatuilla. ¡Me acuerdo que le pregunté si estaba rellena con chocolate!”. También son frecuentes en la vida de Wu las modelos Hilary Rhoda, Amber Valletta, Edie Campbell y Abbey Lee Kershaw, siendo esta última la protagonista de su campaña de primavera. “Es una mujer muy cool, con un gran espíritu”, asegura. Pese al frenesí de sus últimos desafíos, Wu sigue siendo fiel a sí mismo. “El otro día estábamos haciendo unas fotos en Times Square y me di cuenta de que las personas ya no se arreglan como antes. Pero en Hugo Boss sí lo hacen. Los hombres, por ejemplo, se ven siempre impecables. Si Hilary (Rhoda) y yo nos apareciéramos ahora mismo y con esta ropa, pareceríamos dos empleados más”, cuenta riendo. Aun así, asegura que no se saca sus zapatillas habituales. “Me recuerdan quién soy. Necesito ensuciarme. Paso bastante tiempo tendido en el suelo poniendo alfileres a algún diseño”, cuenta. ¿Y con qué tipo de jefe se identifica? “Colaborativo. Una marca consiste en crear un mundo nuevo con diferentes aportes” .

Créditos Fotos: Will Davidson Vestido y zapatos: Hugo Boss

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después