facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Lifestyle, galería

Un palacio relojero en Nueva York

Un palacio relojero en Nueva York
Ver galería | 10 Fotografías
Un palacio relojero en Nueva York

La icónica casa Cartier, cuya mansión más prestigiosa en Estados Unidos fue construida en 1905 bajo un estilo renacentista sin igual, volvió a abrir sus puertas en la Quinta Avenida luego de una majestuosa renovación. 

Todo comienza con un collar. Corría el año 1917, cuando el nieto del fundador de la maison, Pierre Cartier, descubre una residencia a la par con las gloriosas y emblemáticas boutiques de la firma en París y Londres, para alojar sus colecciones de lujo en NY. Los dueños de la propiedad eran los millonarios Morton F. Plant, empresario, y su mujer, Mae, quien estaba perdidamente enamorada de un collar de perlas naturales Cartier, evaluado en un millón de dólares; el mismo valor de la propiedad. Pierre hizo una propuesta, y la casa fue entregada a cambio del collar de perlas.

Hoy, el numero 653 de la Quinta Avenida está próximo a cumplir sus 100 años. Con seis pisos totalmente remodelados y diseñados para imitar la sensación de un gran palacio, sus puertas abrieron nuevamente hace un par de meses para mostrar su nuevo diseño de interiores y el nuevo collar de perlas que rinde homenaje a las leyendas fundadoras de la maison. Los salones fueron decorados en conjunto con el Departamento de Patrimonio de Cartier y el arquitecto Thierry Despont, quienes personalizaron cada uno de los espacios de este nuevo palacio.

Dentro de los principales cambios se encuentra el traslado de la fachada de la Quinta Avenida hacia el centro del edificio, marcando un hito, pues se trata de la mayor remodelación en la historia de Cartier. Paredes redecoradas con telas y cueros personalizados, candelabros y otras antigüedades que recuerdan a la época del 1900’s y un piso completo rediseñado para el actuar de los artesanos también forman parte de esta renovación abierta a todo público en la avenida más transcurrida de Nueva York.

Créditos Fotografías: Cartier

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después