facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Moda

Chanel: Camino hacia el altar

Chanel: Camino hacia el altar

Un vestido de novia incomparable es lo que propone Karl Lagerfeld con su look número 67 de la colección otoño-invierno 2018/2019 en conjunto con los talleres Montex.

 

Una nueva pieza creada bajo la expertise de los talleres de alta costura de Chanel que, tal como todos sus modelos, guardará un lugar especial en la historia de la moda.

Este vestido de novia sin mangas y con cuello redondo en tejido de lana verde almendra adornado con trenza, es parte de la colección haute couture otoño-invierno 2018/2019 y destaca por su combinación magistral entre toque clásico y vanguardia. Su creación no sería posible sin la guía de los talleres especializados que se han unido a la marca.

“Tenemos la suerte de poseer talleres que saben cómo hacer todo (…) Se necesitan artesanos con un savoir-faire tradicional. Lo que amo es que tengo la posibilidad de crear todo lo que quiero, en las mejores condiciones posibles, con las mejores personas, un inmenso lujo”, dijo el mismísmo Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel.

Para este vestido en particular, el pro- ceso creativo comenzó en los talleres de la maison, donde el boceto inicial fue interpretado como un patrón en toile de algodón y luego la Premiére convirtió la silueta a las tres dimensiones.

 

Los bordados, por su lado, se llevaron a cabo en los talleres Montex. Las hojas y trenzas de olivo, que se componen de 62,500 lentejuelas en forma de cuenco y 20,000 cuentas de rocalla en tonos verdes marinos, se bordaron con el ganchillo de Lunéville. El bordado Lunéville, a su vez, se ejecutó en la parte inferior de la tela en un bastidor de bordado con una mano sosteniendo el gancho y la otra debajo del marco moviendo los elementos hacia delante.

Las delicadas ramas de olivo que adornan la chaqueta hallan su inspiración en los trajes verdes de los miembros de la Academia Francesa.

 

Las trenzas fueron colocadas a lo largo de las cremalleras en las mangas y el vestido, para crear lo que Lagerfeld llama “silueta de perfil alto”. “Puedes cerrar las mangas o abrirlas. Puedes abrir la falda, y la pierna es más bonita de perfil”, dice el creador. Un trabajo detallado y exhaustivo, que tardó 530 horas en los talleres de Montex.

Los toques finales ocurrieron en Chanel, por supuesto, donde se ensamblaron las trenzas y se decoró con un fascinador hecho por Maison Michel en tela de lana verde bordada por Montex y terminado con un velo de lente- juelas y botas de piel de cordero color verde almendra.

Revisa el delicado proceso de confección de este maravilloso vestido de novia:

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después