facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Moda

Isabel Marant y el bordado de la discordia

Isabel Marant y el bordado de la discordia

Ha sido una semana llena de críticas y polémica para la diseñadora del estilo minimalista y el pelo cano. Y es que aunque la mayoría piensa que la moda no pasa más allá de las revistas y pasarelas, esta historia entra en la categoría de esos casos en los que una prenda puede transformarse en una lucha política.

Todo comenzó en junio, cuando la marca francesa Antik Batik acusó a Marant de copiar uno de sus bordados en su colección primavera verano 2015. En medio de una publicitada demanda por derechos de autor, salió a la luz que, en realidad, el diseño no pertenecía a ninguna de las partes en disputa, sino a la comunidad indígena mexicana Mixe, de la localidad de Santa María Tlahuitoltepec en Oaxaca. En ese momento, la diseñadora radicada en París asumió que se inspiró en el trabajo de estos artesanos para crear sus prendas, lo que la llevó a ganar la lucha legal.

Meses después, el tema reflotó de la peor manera para Isabel. Varios medios mexicanos publicaron sobre la supuesta existencia de un documento en el que el gobierno francés adjudicaba la patente de los bordados a Marant y a la compañía Antik Batik, impidiendo así, que la comunidad pudiera seguir vendiendo sus tan característicos diseños. Las reacciones fueron inmediatas. Las redes sociales se llenaron de comentarios en contra de la diseñadora, mientras que el Secretario de Asuntos Indígenas de México amenazó con emprender otra batalla legal para recuperar sus derechos de propiedad intelectual.

wp-marant-740

Como era de esperarse, la respuesta de la principal involucrada no tardó en llegar. “Isabel Marant niega formalmente tener cualquier tipo de patente sobre las blusas bordadas de Santa Maria Tlahuitoltepec (…) También niega haber enviado –o pedido a alguna autoridad francesa para que lo hiciera– un documento a las autoridades de Santa Maria Tlahuitoltepec, Oaxaca para evitar que los habitantes de la municipalidad pudieran seguir vendiendo sus diseños indígenas. Todo lo contrario, Isabel Marant está luchando contra la corte del distrito de París para dejar todo claro”, fueron las enfáticas palabras del comunicado publicado por los representantes de la marca. Al mismo tiempo, el alcalde de la localidad mexicana, declaró no tener conocimiento sobre la famosa demanda.

A pocos días de la polémica, todavía no queda clara la responsabilidad de la diseñadora en el caso, que una vez más, abre el debate sobre el difuso límite existente entre el plagio y la inspiración en el mundo de la moda.

Créditos Fotos: Getty Images

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después