facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Moda

La vibras retro de Michael Kors 2019

La vibras retro de Michael Kors 2019

Un galpón en el Greenwich Village de Manhattan fue el lugar escogido por Michael Kors para revelar su atrevida colección Resort 2019. Paredes de ladrillo y piso de piedra contrastan con la opulenta nueva colección del diseñador en lo que algunos llaman “la nueva ola Kors”, engalanada en pedrería, brocato, diamantes deslumbrantes y siluetas vintage con ese giro moderno y natural que solo él puede lograr de manera tan sencilla.

Largos días de verano en la costa Sur de Atlantic Beach en Nueva York durante su infancia le sirvieron de inspiración al diseñar esta nueva línea. El creador comenta que recuerda a su madre y a sus tías en el Catalina Beach Club exhibiendo sus piernas en extravagantes piezas de brocado; viéndose elegantes, pero de una manera casual. Ahí nacía la inspiración que hoy permite a Kors tan fácilmente crear piezas que integran lo atlético y deportivo con elegancia y vanguardia.

En una época en la que se hace oda a la simpleza, en la que los leggins, las zapatillas y los polerones han pasado a convertirse en sinónimo de tendencia, algunas marcas de lujo han tenido que aprender a adaptar sus raíces de manera dramática para lograr llegar a su público, pero para Michael Kors este gen ha estado en su ADN desde un comienzo.

Revisar y renovar las tendencias de ropa deportiva a modo de integrarlas al lujo ha sido motivación para el diseñador desde 1981 y cada año pareciera ser que este lenguaje propio que ha creado a la hora de diseñar se vuelve más exquisito. Esto hace que sus presentaciones contrasten siempre con sus invitados: insiders, editores, bloggers, modelos y diseñadores vistiendo sus mejores combinaciones frente a una colección que te invita a salir del lugar e irte de brunch con amigas.

Todo esto se tradujo de manera perfecta en el resultado de su colección Resort 2019, la que se planta cual estandarte distribuida en un galpón que se transforma, gracias a sus diseños, en el más chic de los escenarios. Desde delicados encajes hasta extravagantes bordados, siluetas que nos recuerdan la estructura de trajes de surf, llamativas
flores en pedrería, gingham y un romanticismo yuxtapuesto a terminaciones dignas de sastrería, una ola en blanco, negro, turquesa, dorado, plateado y azul se toma downtown Manhattan trayendo una brisa playera a la jungla de concreto.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después