facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Moda

La visión de Vaccarello

La visión de Vaccarello

A un año de tener a su cargo la dirección de Saint Laurent, el diseñador nacido en Bruselas, está reconsiderando la moda francesa.

La maison es la marca más parisina, dice Anthony Vaccarello, el nuevo director creativo de Saint Laurent, quien trajo el taller de diseño de regreso a la capital francesa después de estar cuatro años en Los Ángeles, a cargo de su predecesor, Hedi Slimane. “Piensas en la maison y recuerdas a Catherine Deneuve y todas esas mujeres increíbles”.

Pero en este momento estamos en Nueva York, donde está lloviendo y Vaccarello, un hombre de 37 años, amable y de ojos dulces, está escondido en su habitación del hotel Mercer, bebiendo a sorbos agua caliente y limón, de una taza. Es un viaje rápido para el diseñador, quien voló desde París un día antes y regresará al día siguiente. Para Vaccarello, repatriar el taller de YSL fue el punto de inicio para meditar sobre su futuro. “Es una mezcla del pasado y del presente”, dice. “Realmente lo abordo de esa manera y trato de no analizar todo en exceso. De otra manera, podría ser abrumador”.

Su reto, cuando llegó la primavera pasada, tenía tanto que ver con la historia reciente de la casa como con el propio fantasma de Saint Laurent. Slimane notablemente removió el “Yves” de su logotipo y convirtió a la rebautizada Saint Laurent París en un negocio de un billón de dólares por año, antes de partir a modo de una estrella de rock: escabulléndose fuera del escenario en el apogeo de su éxito, con un metafórico dedo de en medio hacia arriba. Llegar mientras ocurrían las repercusiones de ese drama podría intimidar a algunos. Pero Vaccarello, quien estaba operando la línea Versus para la musa Donatella Versace y tenía su propia marca, se sintió listo. “No estaba preocupado cuando me llamaron”, dice. “Tal vez debí haberlo estado, pero no. Sabía que sería una evolución de lo que hice con mi firma. No tendría que llevar a cabo algo diferente”. Aunque acepta que estaba un poco preocupado por la reunión con Pierre Bergé, el legendario socio de Saint Laurent y su antiguo amante.

Y entonces el Saint Laurent de Vaccarello ha tomado un poco de la oscuridad de su línea (ahora en pausa), de las piernas largas y del glamoroso estilo despierto-toda-la-noche. Sus anuncios para la casa ocasionalmente han generado controversia por su sórdida franqueza, incluyendo la campaña de Otoño 2017, filmada por Inez & Vinoodh, que desató protestas en París, para su gran frustración. “Esa fue la cosa más loca y estúpida”, dice. “Odio cómo la corrección política se está convirtiendo en una forma de opresión”.

❤️ @zoeisabellakravitz #venicefilmfestival #SaintLaurent FW17

Una publicación compartida de Anthony Vaccarello (@anthonyvaccarello) el


Vaccarello, quien nació en Bruselas de una pareja de inmigrantes italianos de clase media, estudió primero para ser abogado. ¿Para hacer felices a sus padres?, pregunto. “Nunca sabes si es para complacerlos o si fue porque veía Ally McBeal”, bromea. Siempre ha amado la moda, pero la idea de convertirse en un diseñador se sentía fuera de su alcance (aunque su madre, tal vez de manera reveladora, coleccionaba fotografías de Helmut Newton). “Es algo que siempre quise, pero no parecía como un trabajo, sino como una fantasía. Algo para alguien más. Tal vez porque soy capricornio, soy muy práctico”.

Después de su segundo año, se transfirió de la escuela de leyes a La Cambre en Bruselas para estudiar arte y luego moda. En 2006, durante su último año ahí, obtuvo el premio más alto al diseño, en el Festival Internacional Hyères de Moda y Fotografía, con una colección inspirada por Ilona Staller, alias La Cicciolina, la húngaro-italiana estrella porno que se volvió política y exesposa del artista Jeff Koons. Las fotografías y esculturas de clasificación X que creó Koons de la pareja para su serie de 1990 a 1991 “Made in Heaven”, fascinaron a Vaccarello. “Fue una extraña inspiración para una escuela que estaba en Bélgica y muy Ann Demeulemeester, oscura y gótica”, dice. “La encontré muy frágil a pesar de toda la agresividad sexual que ofrece a la gente”, agrega. “Quería mostrar a esa frágil, romántica mujer con las flores en el cabello”.

Su íntima amiga y musa, la modelo Anja Rubik, ayudó a ponerlo en el mapa en 2012, cuando usó un vestido de raso blanco con abertura hasta la cadera que había diseñado para la gala del Met (previamente ese año, Gwyneth Paltrow había portado un ejemplar de Vaccarello similarmente sexy para la portada de Harper’s Bazaar).

Le pregunto qué lo inspira de Rubik, a quien conoció mientras hacía el casting para su primer show hace siete años. Me dice que la elegante rubia polaca “puede ser muy masculina, pero tiene feminidad. Y me gusta que nunca esconde su sexualidad, porque en la actualidad vemos esta tendencia donde parece que nadie tuviera género. Eso es muy SaintLaurent: ser femenina y masculina al mismo tiempo. No tienes que elegir”.

Slimane, fotógrafo y diseñador, tomó las fotos de sus propias campañas para Saint Laurent, pero Vaccarello ha sido más experimental en su acercamiento a la imagen de la marca. Además del altamente refinado estilo de Inez & Vinoodh, ha reclutado buenos artistas norteamericanos, con una estética más íntima, y a la fotógrafa de moda Collier Schorr, quien tomó para Saint Laurent la campaña de Otoño 2017 de ropa de caballero de Vaccarello. “De alguna manera, ella es como una voyerista”, dice de Schorr. “Eso me gusta porque te da una imagen que es verdadera. No es moda con demasiadas poses; es un momento real”.

Cuando menciono la conducta amable de Vaccarello hacia Schorr, quien trabajó inicialmente con el diseñador cuando estaba en Versus, ella dice, “La gente no siempre luce y actúa como su trabajo. Lo que es tan poderoso respecto a él es, en esencia, que ama a las mujeres”.

De regreso a su habitación de hotel, Vaccarello bromea respecto al paquete de investigación que he reunido sobre él. “Se parece a la tarea, ¿cierto?”, dice, mientras hojeo mis notas. No puedo encontrar lo que busco pero, en vez de eso, me detengo en la impresión de un diálogo de la revista Interview de 1973, en el que Bianca Jagger le pregunta a Yves Saint Laurent si alguna vez se inspiró en los hombres. “Absolutamente nada”, respondió. Le planteo la misma pregunta a Vaccarello. “Es probable que nunca lo veas en mi trabajo, pero siempre inicio con la silueta masculina antes de hacer una colección”, explica. “La ropa de hombre es en verdad importante para mí, pero algunas veces lo es más para una mujer que para el mismo hombre”. Lo cual, en efecto, suena muy Saint Laurent.

Pero siempre está el peso de la historia. “He leído mucho sobre diseñadores que se vuelven locos, y no quiero esas cosas”, asegura Vaccarello. Así que el creativo trata de mantenerlo simple y de no distraerse con el ruido. “Te puede hundir, así que sólo me concentro en lo mío, porque siempre se puede poner complicado si quieres que así lo sea”.

Schorr entiende la tremenda presión bajo la cual estaba su amigo cuando ingresó a este trabajo, aun si él afirma lo contrario. “Ser el sucesor de Hedi fue un doble problema”, comparte. “Pero le dije, ‘Siempre hay una vuelta a la izquierda o a la derecha. Siempre hay algo nuevo’”. Hoy día, ella recuerda con asombro el año excepcionalmente fuerte de Saint Laurent. “Lo está haciendo muy bien. Es como: ‘¿De qué manera hiciste esto?’. Pero lo hizo”.

Créditos Fotografías: Terry Richardson

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después