facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Moda

Las joyas de Valeria Martínez

Las joyas de Valeria Martínez

Un arcoíris de rojos y amarillos ilumina la cara de la orfebre Valeria Martínez, mientras aplica fuego sobre el delicado trabajo de filigrana en cobre de una pieza de joyería de sus “Árboles Sagrados”. Esta apuesta por la innovación de la mano de una técnica ancestral, la está llevando a trascender fronteras.

El cobre se ha convertido en las manos de esta autodenominada “artesana urbana”, que con más de 15 años de experiencia en la docencia de la orfebrería, y el Sello de Excelencia en Artesanía de Unesco 2010 a su haber, nos demuestra que no existen límites a la hora de resignificar un oficio.

Sus obras, tanto comerciales como artísticas, buscan transmitir un relato donde la identidad nacional fluye de manera natural y espontánea, desde un material tan paradigmático como el metal rojo.

En su última colección “Árboles Sagrados” –expuesta todo octubre en el Centro Cultural de Las Condes– esta motivación queda explícita. “Me inspiré en los árboles de protección y culto de las culturas indígenas como la Araucaria, el Canelo y el Coihue. A través de mi trabajo doy vida a los materiales, muestro sus secretos. Cada pieza creada es única y cuenta una historia distinta”, afirma.

Wp-jOYAS-9

Este sello, le ha permitido mostrar su trabajo en ferias y exposiciones en Alemania, Holanda, Estados Unidos, Ecuador, España, Argentina; y recientemente representar a Chile en la feria Revelations del Grand Palais de París.

Hoy Valeria tiene claro que estos reconocimientos la obligan a buscar constantemente nuevas líneas para seguir sorprendiendo, experimentando y proponiendo. Por lo mismo, avizora un futuro lleno de proyectos y con un “camino largo para seguir recorriendo desde las raíces a las ramas”.

Créditos Fotos: Max Lagos y Caro Salamanca Styling: Tefa Bastías Dirección de arte y Make up: María Paz Urra

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después