facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Moda

Max Mara a través de los años

Max Mara a través de los años

La casa de alta costura italiana nació por una pasión que venía gestándose hacía generaciones. Con un constante compromiso por la calidad y el lujo, hoy, 67 años después, la marca sigue manteniendo su reinado gracias a su vanguardia y artesanía.

Nadie en la escuela de Derecho de la Universidad de Parma se hubiese imaginado que, una vez titulado, el joven Achilles Maramotti dejaría de lado las leyes y se abocaría de lleno a algo completamente diferente: la alta costura. Inspirado por su bisabuela Marina Rinaldi, que había manejado una tienda de lujo en la ciudad de Reggio Emilia, en el norte de Italia, y su madre, que estableció una escuela de costura y sastrería, Maramotti soñaba con fabricar ropa de mujer de la más alta calidad, una idea que parecía bastante arriesgada en una época en que la moda no era más que una actividad artesanal.

Pero eso no lo detuvo. En 1951 formó la compañía y seis años más tarde lanzó la primera colección que lo catapultó a la fama. Cortes limpios, líneas decididas y con un abrigo camel y un traje rojo geranio como protagonistas, la línea Fall Winter 1957-1958 hacía una promesa de elegancia que perduraría en el tiempo. La inspiración francesa no pasaba inadvertida, pero siempre bajo el propio lente italiano, sumándole sofisticación.

El abrigo “101801” creado por Anne-Marie Beretta se mantiene como una de las piezas más icónicas de la marca por su silueta atemporal.

 

A pesar de que la primera colección tuvo un acento importante en la creación de abrigos, rápidamente Max Mara fue evolucionando sus técnicas de producción, ofreciendo trajes más elegantes, como también prendas más deportivas. Durante la década de los 60, además, se llevaron a cabo colaboraciones con destacadas personalidades de la moda, como Lison Bonfis y Emanuelle Khan, que inyectaron su toque personal a la esencia perdurable de la firma italiana. Maramotti, sin embargo, no se detuvo ahí.

Con un impecable olfato para la vanguardia, creó un nuevo concepto de moda en Londres, justo en el período en el que la capital inglesa era el centro fashion del mundo. Se trataba de Sportmax, que estaba pensado en las jóvenes que buscaban un look elegante, pero sin restarle su individualidad. Asimismo, en 1981 se dio a conocer el abrigo de doble botonadura “101801” creado por Anne-Marie Beretta, el que se convertiría en una de las piezas más icónicas de la marca hasta hoy gracias a su forma holgada y silueta oversize atemporal.

En el presente, Max Mara cuenta con más de 2,600 tiendas alrededor del mundo, incluyendo todas las capitales de la moda, como París, Milán, Nueva York, Tokio y Moscú. Y a pesar de haberse despedido de su fundador, que falleció en 2005, la firma ha sabido mantenerse no solo vigente, sino que siempre un paso adelantado en lo que respecta a la moda, el estilo e incluso el arte.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después