facebook format-gallery format-video google instagram list-ribbon menu next pinterest prev search twitter youtube
Moda, video

Mi inspiración: Elisa Halvorsen

Mi inspiración: Elisa Halvorsen
Play Video |

Es la promesa de la joyería contemporánea nacional que se atreve a mezclar las más clásicas técnicas de orfebrería con piezas que obtiene a través de la impresión en tres dimensiones. 

Como muchas niñas, Elisa pasó gran parte de su infancia jugando a hacer collares, pulseras y todo tipo de bisutería infantil. Sin embargo, con el paso de los años su gusto por manipular pequeñas piezas y unirlas para dar forma a los más variados accesorios se convirtió en algo más que un juego de niñas. Siguiendo los genes artísticos que lleva en su sangre chilena-noruega –su mamá es profesora de música y su papá es fotógrafo–, Halvorsen hizo caso al placer que le provocaba la materialidad de los objetos e ingresó en 2008 a estudiar Diseño Industrial en la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM). Un poco frustrada por su experiencia universitaria, decidió transferirse a Oslo, Noruega, por ocho meses. Su experiencia en el país nórdico le recordó su amor por la joyería y le devolvieron sus ganas de crear. Por eso, en 2013 tomó clases de joyería con los profesores Víctor Osorio y Valentina Garretón, y dos años después no dudó en poner todas sus energías en realizar su tesis sobre el estudio de la joyería contemporánea enfocado al diseño industrial. El resultado fueron piezas realizadas con impresión 3D que utiliza para crear novedosos accesorios, que comercializa en su marca Amaltea.

amaltea2

“No fue fácil vincular el diseño industrial con la joyería contemporánea, porque este siempre ha sido un trabajo muy artesanal”, confiesa. Sus joyas son piezas geométricas con fuerte influencia en la era medieval, formas curvas y líneas rectas. “Lo que busco es hacer un encuentro entre la naturaleza orgánica y la inorgánica de esa Era. Por un lado, había vestimentas femeninas recargadas de flores y en paralelo soldados enfundados en acero, y esa fusión me resulta muy interesante”, cuenta. Pero esa no es la única fuente de inspiración para Elisa. La actualización de tendencias es una parte fundamental de su trabajo. La creación de borradores con texturas, colores y referentes son claves para ella. “Por ejemplo, en mi última colección me basé mucho en los informes de la WGSN”, dice.

Luego de dar rienda suelta a su imaginación, Elisa debe trasladar a un software sus bocetos para comprobar si sus diseños pueden convertirse en joyas reales. Después comienzan las pruebas de impresiones en el taller de ProteinLab, que pertenece al área de investigación tecnológica de la UTEM. Cuando la impresora entrega la pieza, comienza el trabajo de orfebrería. “La impresora me entrega mis bocetos en 3D, pero luego el ensamblado y limado los realizo yo. Muchos piensan que la impresora me entrega el trabajo listo, y eso no es así”, dice. Dentro de sus piezas favoritas está un anillo geométrico que ocupa la mitad del dedo anular y un collar que está hecho por dos grandes piezas que llaman la atención a cualquiera, todo entrelazado con filamentos negros de polímeros impresos. En Instagram @amalteajoyas3d.

Comentarios

    Escribe un comentario

    Leer después